miércoles, agosto 18

Ahora la ley actúa

Lo he visto esta mañana en varios carteles en las paradas de autobuses: “La difusión de contenidos ilegales en internet es un delito castigado incluso con la cárcel.” Ese texto acompañado una foto de un chaval (que poco tiene que ver con el aspecto de los freakys de la informática) delante de un ordenador en un sitio algo oscuro.
Bueno, no voy a hablar de los ladrones de la SGAE porque me hierve la sangre, además tampoco parece que sea el caso. Pero voy dar mi opinión sobre los programas P2P de intercambio de archivos (emule, edonkey, bitorrent…).
Es evidente que nadie quiere que se acabe la creatividad, pero ¿realmente existe?. Quiero decir, ¿cuántos músicos/grupos hay actualmente en las listas de éxitos que sean realmente creadores autónomos, es decir, qué no sean meros productos comerciales de las compañías discográficas? Si consideramos que toda la música que se piratea es de los más vendidos, y que el 90% de estos son grupos/músicos prefabricados (productos comerciales), se llega fácilmente a la conclusión de que la piratería afecta a las discográficas y NO a los músicos.
Yo voy a ser sincero: me bajo música por el emule. Pero nunca me he bajado un disco que me fuera a comprar para evitar así hacerlo. Me bajo música que, o bien son rarezas que no se pueden encontrar en una tienda de mi ciudad, o bien me bajo discos que me han recomendado y ni siquiera sé si son buenos, o discos que sé que voy a oír tan sólo 3 ó 4 veces. Dicho de otra forma, que si no pudiera bajármelos de internet tampoco me los compraría.
Hay otro tipo de usuario de los P2P: el que se baja todo lo que puede. De estos, me consta que hay muchos. Pero tampoco este tipo de personas se compraría la gran mayoría de discos que se baja si no pudiera hacerlo. En definitiva, que pienso que la piratería controlada debe existir para promocionar música que de otra forma no puede llegar a la gente (hay vida más allá de los 40 principales) y que las discográficas que tanto dicen que luchan por la piratería para conservar a los creadores deberían apostar por la música de verdad, por artistas noveles con talento, por los creadores y no por gente guapa que sepa bailar para poner su cara en la portada de un disco. Y claro, la gente también debe hacer un esfuerzo y si realmente le gusta un disco comprárselo original…