martes, junio 24

¿Porqué los plátanos no tienen semillas?

Todos sabemos que la mayoría de la fruta que comemos tienen semillas en su interior (y en algún caso en el exterior), necesarias para reproducirse y perpetuar la especie. Pero, ¿y qué ocurre con los plátanos? ¿porqué no tiene semillas? Bueno, cuando una especie es estéril la única explicación posible es que el ser humano la ha modificado para  su propio beneficio. Así es en el caso de los plátanos comerciales, una fruta híbrida y estéril creada por el hombre. Vamos a ver como es esto posible.

El plátano silvestre, pequeño y lleno de semillas, es casi incomestible.
- Foto vía Taringa -

Musa acuminata: el origen de la especie

Para remontamos al origen de ésta fruta, tenemos que dirigirnos al Sudeste Asiático y no a Sudamérica como se pudiera pensar a priori. Allí aun crece en estado salvaje la especie Musa acuminata o plátano malayo, que es considerado el plátano silvestre más antiguo que haya existido. Sus frutos -como se puede ver en la foto anterior- son pequeños y con semillas y además, no tiene un sabor muy agradable. Otra especie de plátano silvestre de la zona es la Musa balbisiana o plátano macho, igualmente pequeño y lleno de semillas. Ambos son especies diploides, es decir, que tienen un juego de cromosomas duplicado (2n).

El secreto está en las diferentes combinaciones reproductivas entre la Musa acuminata y la Musa balbisiana. Estos cruces genéticos crean frutas poliploides, que a diferencia de sus "padres" tienen el juego de cromosomas triplicado o cuadruplicado (3n ó 4n), por lo que los frutos son mucho más grandes, se pueden comer, y no tienen semillas ya que son estériles.

En estos híbridos, el embrión  muere como consecuencia de la inviabilidad del cruce que se produjo, acumulándose gran cantidad de pulpa alrededor de los embriones muertos que constituye la masa del plátano. Así, si nos fijamos bien, cuando partimos un plátano veremos como unos "puntitos" de color oscuro que son los embriones muertos que no llegaron a convertirse en semillas.

Y si no tienen semillas, ¿cómo se reproducen? La pregunta tiene bastante lógica y tiene una respuesta muy sencilla: las plantas que dan los plátanos pueden volver a crecer a partir de trozos de sus raíces o del tallo que se encuentra bajo tierra. Se puede decir que todos los plátano que se cultivan son clones, es decir, copias genéticamente idénticas.

La variedad Gros Michel ("Big Mike") no se comercializa desde los años 60
- Foto vía Bananas.org -

Del "Big Mike" al "Cavendish"

Como hemos visto, todos los plátanos que comemos son híbridos estériles de dos especies, la Musa acuminata y la Musa balbisiana. Pero en esta historia, hay todavía un hecho que cambió la variedad de nuestros plátanos. Si tienes la edad suficiente, es posible que recuerdes que los plátanos que comías de pequeño no saben como los de ahora. Y quizás tengas razón.

Hasta la década de los años 50, prácticamente el mundo entero disfrutaba de la variedad de plátano Gros Michel también conocida informalmente como "Big Mike", una variedad más dulce y sabrosa que la que comemos actualmente. De hecho, las golosinas "sabor a plátano" suelen estar aromatizadas con esta variedad, por eso el sabor nos puede saber diferente. A parte de su aroma en dulces, hoy día es muy difícil encontrar la variedad Gros Michel en la distribución comercial.

¿Cuál es el motivo de la desaparición de la variedad Gros Michel? Pues un hongo llamado Fusarium oxysporum afectó gravemente en la década de los 50 a toda la producción mundial de plátanos. La conocida como "Enfermedad de Panamá" fue una de las plagas más severas de la historia de la agricultura. Prácticamente toda la producción mundial tuvo que cambiar a una variedad de origen vietnamita que era inmune a dicho hongo. Esta nueva variedad, llamada "Cavendish", de plátanos más pequeños y menos sabrosos (menos dulces según dicen) es la que comemos desde los años 60 del siglo pasado.

Pero ojo, porque la variedad Cavendish también parece ser afectada en la actualidad por otro hongo que produce una enfermedad conocida como Sigatoka negra y ya se están estudiando nuevas variedades resistentes. Quizás las próximas generaciones tengan que conformarse con otra variedad de plátano aun menos sabroso.

Un apasionado de los plátanos prueba por primera vez la variedad Gros Michel
que no se comercializa desde los años 60 por un hongo que efectó a la producción mundial.

Fuentes: http://www.ieslaslagunas.es/attachments/5006_057_El%20pl%C3%A1tano,%20no%20tiene%20semillas%201%C2%BA%20Bach.pdf
http://cienciadesofa.com/el-oscuro-pasado-de-los-platanos.html