miércoles, julio 2

La epidemia del fin del mundo

A lo largo de la historia diversas epidemias han causado estragos tan grandes que han quedado para siempre registrados en los libros de historia. En este blog hemos hablado por ejemplo del terrible Fuego de San Antonio, que alrededor del año 1000 d.C. era más temido que la propia Lepra, ya que provocaba terribles dolores y hacía que se desprendieran las extremidades.
También hemos hablado de la famosa Peste Negra, que alrededor del año 1350 d.C. arrasó con tres cuartas partes de la población europea, o la gran epidemia sevillana de 1649 d.C. que se llevó por delante a 60.000 personas dejando a la ciudad de Sevilla con la mitad de su población.

Pero si retrocedemos en el tiempo hubo otra epidemia infecciosa que tan solo en Roma llegó a matar a 5.000 personas diarias. Esta peste, conocida como Peste de Cipriano, fue tan mortífera que el clérigo y escritor romano Cipriano de Cartago (de ahí en nombre) pensó que había llegado el fin de los tiempos.

La Peste de Cipriano causó entre 3 y 5 millones de muertes en 20 años
- Foto vía N. Cijan -
De mortalitate

Fue el anteriormente mencionado Cipriano de Cartago quién presenció y describió en su obra De mortalitate los estragos que causaba esta desconocida enfermedad que como castigo divino se ensañaba con los ciudadanos de Roma. El obispo escribió lo siguiente: ”Los intestinos son sacudidos con un continuo vómito, los ojos están inyectados de sangre”.

Esta plaga afectó al Imperio Romano desde el año 250 al 271 d.C. en pleno caos político y económico conocido gran crisis del siglo III. Todavía estaba en su apogeo en el año 270, cuando se cobró la vida de emperador Claudio II el Gótico. La plaga causó escasez de mano de obra generalizada en la agricultura y el ejército romano. Algunos eruditos modernos consideran que esta plaga puede haber sido una fuerza motriz fundamental en la difusión del cristianismo en el Imperio.

El agente infeccioso pudo ser un virus ancestro común del sarampión y la peste bovina
-Foto vía Wikipedia-
¿Sarampión o viruela?

Algunos historiadores aseguran que la Peste de Cipriano fue una de las primeras enfermedades infecciosas transmitida de animales a humanos, siendo probablemente viruela o sarampión, aunque el consenso moderno parece favorecer la teoría de que fue un brote de viruela. Este último punto de vista, parece más probable dado un reciente estudio que estima que el virus del sarampión , probablemente se separó genéticamente de su pariente más cercano -la peste bovina- en los siglos 11 y 12. Sin embargo, una posibilidad para nada descartable es que la plaga de Cipriano (y otras plagas antiguas) podrían haber sido causadas por un ancestro común del sarampión y de la peste bovina, y que las dos enfermedades -tal como las conocemos actualmente- hayan evolucionado de forma diferente en siglos posteriores.

Recientemente arqueólogos italianos han encontrado restos funerarios que parecen pertenecer a víctimas de la Peste de Cipriano. Estos restos humanos fueron quemados y cubiertos de cal, pero un análisis genético podría desvelar qué virus fue el causante de 5 millones de víctimas y ayudó de forma decisiva a la caída del Imperio Romano.

Fuentes:http://www.muyinteresante.es/historia/articulo/encuentran-los-restos-de-la-epidemia-del-fin-del-mundo-641403250343
http://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Cronolog%C3%ADa_de_las_pandemias
http://es.wikipedia.org/wiki/Cipriano_de_Cartago
http://en.wikipedia.org/wiki/Plague_of_Cyprian