viernes, diciembre 14

Entrevista a Rafa Pérez

Entrevista a Rafa Pérez: "En la actualidad me encuentro en una encrucijada que por ahora no he sabido resolver"


Rafa es un pileño (Pilas, provincia de Sevilla) ingeniero técnico industrial especializado en química. Inquieto y extrovertido por naturaleza, no deja indiferente a nadie que le conoce.



¿Rafael o Fita?

Es curioso porque nadie me llamaba Fita hasta que entré en la Universidad que me lo puso de mote un compañero, siempre me han llamado Rafa y, de hecho, en el pueblo se me llama así. Rafael nunca me gustó mucho pero últimamente me estoy acostumbrando, será que me estoy haciendo viejo.

Cuéntanos tu vida en 5 ó 6 frases

Si lo hacemos por orden cronológico, aunque es difícil de hacer podría ser: Durante toda mi vida me he metido en demasiados fregados, unas cosas salieron bien y otras mal. Siempre he perseguido mis objetivos hasta cumplirlos y en la actualidad me encuentro en una encrucijada que por ahora no he sabido resolver. Por último y, en general, demasiado inquieto para muchas cosas.

Cuando eras un niño, ¿qué querías ser de adulto? ¿Has cumplido algún sueño de la infancia?

Jajaja, cuando era niño siempre quise ser piloto, me fascinan los aviones de combate y sigo teniendo esa curiosidad, pero eso se quedó en el tintero por ahora. Otra de mis aficiones fue siempre la química y en cierto modo ese sueño sí que lo he conseguido. He cumplido muchos de mis objetivos, algunos no son de la infancia, surgieron y los conseguí.

Está claro que no eres el clásico chaval que apuntaba a ingeniero desde pequeño. De hecho, tengo entendido que  tu adolescencia podría definirse como mínimo de "conflictiva". Háblame de aquella época. 

Bueno, está claro que mi vida no apuntaba a eso, fui un adolescente demasiado inquieto y con demasiado carácter, me hizo tener muchos problemas en la familia y terminé marchando de casa unos años. Aquello me hizo salirme un poco por la mala vida, estuve viviendo en casa de familiares durante 4 años, de aquí para allá y siempre acababa mal. Tuve amistades que no eran la correctas para un niño de 14 años y eso me hizo tener problemas con la autoridad y la justicia. Una cosa curiosa de aquellos años es que, a pesar de todo, mi rendimiento escolar nunca bajó y eso hacía que a mis profesores les pusiera de los nervios, no podían suspenderme aunque si bajar mi nota. Empecé a tontear con las drogas, gracias a Dios, nunca llegó a mucho más, en esa época yo me creía el rey del mundo y nada podía hacerme parar, hasta que me pillaron y me dieron una paliza, no olvidaré nunca eso, quizás me lo mereciera pero no mientras no podía defenderme y por supuesto no por una persona que se supone que cumple la ley. A partir de ahí bajé un poco el ritmo y me fui a Madrid a vivir, allí todo era muy distinto. Las personas de allí no eran iguales que las de Sevilla, se vive a otro ritmo, además en aquella época Madrid estaba controlada por las bandas de Skin-Head y eso te hacía tener que ir con mil ojos. Como siempre hice mis gamberradas pero allí te pillaban a la mínima y bueno más bien fueron travesuras. Ya por último estuve en Huelva y en esa época ya era un niño medio normal, hasta que volví a Pilas y empecé el COU y la universidad.

¿Cómo se pasa de aquella vida a pretender estudiar una ingeniería? ¿Hubo algún detonante?

Pues bueno, hubo varios detonantes que me hicieron espabilar, lo primero fue que me di cuenta que aquella vida solo tenía como destino o la cárcel o acabar peor, así que decidí que si se me daba bien estudiar debía dedicarme a eso; pero no fue sólo eso, con 17 años empecé con mi primera novia en el pueblo y eso te hace cambiar, como se dice: detrás de todo hombre hay una mujer, ese fue el principal motivo y a mi pequeña le guardo un cariño muy especial, me ayudó mucho aunque ella ni lo sabía. El estudiar ingeniería se lo debo a mi padre, él empezó telecomunicaciones cuando solo existía ingeniería en Madrid pero nunca la acabó y terminó haciendo Económicas. Yo no sabía bien que carrera coger y él me comentó que existía una ingeniería química y bueno allí empecé.

¿Cambiarías algo de aquella época?

Ni mucho menos, soy de los que piensan que nunca te arrepientas de nada, está claro que no volvería a hacer muchas cosas que hice pero cambiar no. Todo me ha servido de experiencia, aprendes cosas cuando vives "en la calle". De aquella época tengo muy buenas amistades y otras que... bueno acabaron mal aunque eran buenas personas. Pero no cambiaría nada, estar fuera de casa me hizo aprender a valerme por mi mismo y a perseguir lo que quería, aunque en aquella época lo conseguía de forma ilegal jajajaja.

¿Por qué la química?

Ufff, muy buena pregunta, pero es difícil de decir, me fascina la química, sus reacciones, como funciona cada cosa que vemos a diario, cada cosa que usamos, imagina que gracias a reacciones químicas nosotros vivimos, y todo en este mundo, y gracias a procesos químicos el mundo avanza y por ejemplo, tenemos coches, y vamos al espacio. Casi todo lo que vemos cada día tiene algo que ver con la química.

¿Qué parte o rama de la química controlas más?

Controlar lo que se dice controlar, ninguna jajajajaja. No, en serio, siempre me gustaron mucho y se me daban muy bien los balances de materia en los reactores y el cálculo de corrientes de alimentación. Podríamos decir que lo que mejor se me da es la estequiometría y la termoquímica.

Empezaste estudiando en la Escuela Superior de Ingenieros de Sevilla pero aquello no fue bien del todo. Ahora, desde la lejanía, ¿qué crees que falló?

Fallaron muchas cosas, no estudié lo suficiente, y por supuesto mis labores de representación tampoco fueron una ayuda. Pero lo más importante era que no le dedicaba el tiempo necesario y me fui frustrando poco a poco hasta que decidí cambiar de aires.

¿Qué grandes diferencias notaste con la Escuela Politécnica?

Son dos vidas totalmente distintas, en la Escuela el trato es mucho más ameno y personal con los profesores, es como un gran instituto, y conoces a casi todo el mundo aunque no sean de tu especialidad. En la Cartuja no conocías ni a la mitad de tu clase.

Delegado de Alumnos, del CADUS, claustral... ¿qué cargos has tenido como representante de alumnos en tu vida universitaria y qué te ha aportado (positiva y negativamente) a tu vida esto?

Cargos creo que todos, he sido: Delegado de Escuela, Miembro de Junta de Centro y de todas sus comisiones, Delegado del CADUS, Miembro de Consejo de gobierno, Claustral, miembro de comisiones universitarias (becas, elaboración de reglamentos...), representante de la US en CREUP (coordinadora de representantes de estudiantes de universidades públicas), seguro que algo se me escapa. Hombre como dije antes lo negativo es el tiempo de estudio que me ha quitado todo eso, ha alargado mi carrera varios años. Pero tiene cosas muy positivas: por ejemplo mi facilidad para hablar en público, el acostumbrarte a defender tus posturas y convencer, aprender muchas cosas sobre el trato "burocrático". Y por supuesto el saber desenvolverme en casi cualquier situación. Y bueno, los amigos que me llevo de aquella época y algún enemigo jajajajaja.

¿Cómo conociste al autor de este blog?

Pues lo conocí allá por el año 2.004 en Delegación de alumnos, me enseñó a jugar al Go y a partir de ahí empezó nuestra amistad.

Ahora tienes un trabajo temporal dando clases extra escolares  ¿En qué se basa tu trabajo y cómo llegaste a eso?

Pues principalmente apoyo a los niños de secundaria y bachillerato en las asignaturas de ciencias. Empecé dando clases y una empresa contactó conmigo por mis anuncios, y nada, allí sigo. Obviamente llegué a dar clases para sacarme un dinero extra con algo que es trivial para alguien que estudia ingeniería y lleva viendo matemáticas, física y química demasiado tiempo...

Dentro de la ingeniería, ¿cuál seria tu trabajo ideal?

Me encantaría una refinería de petróleo, es una pequeña ciudad, tiene mil unidades y para mi es el máximo exponente de los balances de materia. Ese es uno de mis sueños.

¿Crees que algún día lo conseguirás?

Espero que sí, aunque no creo que sea pronto. Voy a intentarlo siempre.

¿Cuántos países has visitado?

Pues a ver que piense: Portugal, Francia, Andorra, Inglaterra y creo que ya está.

¿Te irías con al autor de este blog a dar la vuelta al mundo?

¡Pues claro que sí! Él sabe muy bien que me iría a cualquier sitio, y hay por ahí alguna ruta que otra sin hacer. Si de algo estoy seguro es de que no iba a quedar decepcionado, porque más que un viaje sería una aventura.

¿Cómo te ves (familiar, sentimental y laboralmente hablando) cuando tengas 40 años?

Pues espero tener un trabajo estable y tener ya mi familia, adoro a los niños y con 31 años ya empiezo a sentir la llamada de la paternidad.

A día de hoy, ¿te irías al extranjero a trabajar sin planes para volver?

Cada día lo veo más cerca, la cosa aquí en España es un desastre y fuera hay economías emergentes que demandan titulados, se paga muy bien y es una muy buena opción. El problema son los planes de vuelta, me encanta este país y me encanta Sevilla, no podría vivir fuera mientras pudiese estar aquí.

¿Eres feliz?  

Dijo Groucho Marx: "Hijo mío, la felicidad está hecha de pequeñas cosas: Un pequeño yate, una pequeña mansión, una pequeña fortuna…" y yo no tengo nada de eso, jajajajaja. Bueno ser feliz creo que es algo no tan fácil como muchos piensan, la felicidad es un conjunto de muchas cosas y tenemos algunas y otras no, decimos que somos felices si pensamos que tenemos suficientes de esas cosas; Si lo miro así pues sí soy feliz, aunque tengo cosas que me hacen perder la felicidad demasiado, como por ejemplo mi situación laboral...