lunes, abril 8

El principio de Pareto

Vilfredo Federico Damaso Pareto (1848-1923) fue un sociólogo, economista y filósofo italiano que estableció un principio llamado también la regla del 80/20 que puede ser aplicado a casi todo aspecto que deseemos.



El principio

Pareto se dio cuenta que en la Italia de su época el 20% de la población tenía el 80% de la riqueza del país. El concepto es aplicable actualmente no sólo a Italia sino al mundo entero variando levemente los porcentajes. La idea es que unos pocos tienen mucho y le resto, que son mayoría, tiene poco.



Generalizando el concepto, podemos afirmar que un 20% de las tareas ya dan un 80% de los resultados. Análogamente, un 80% de lo que produces da un 20% de los resultados. La relación 80/20 es sólo una referencia, no es estricta, pudiendo ser también por ejemplo, 70/30 ó 60/40. Pero siempre es una relación de mucho/poco.

Ejemplos

Vamos a comprender mejor el principio de Pareto con algunos ejemplos generales. La proporción 80/20 es sólo una referencia modificable en cada caso:



- El 20% de los productos es responsable del 80% de las ventas.
- El 20% de tu trabajo aporta el 80% de los resultados.
- El 20% de los clientes representa el 80% de las ganancias.
- El 20% de los procesos (en control de calidad) generan el 80% de los defectos.
- El 20% de los usuarios de Twitter genera el 80% de los tweets.
- El 20% de los tratamientos médicos en la seguridad social, generan el 80% de los gastos
- El 20% de las población realiza el 80% de las compras por internet.
- El 20% de un post se redacta utilizando un 80% del tiempo total.

Aplicaciones

Conocer el principio de Pareto te puede ayudar a ser más eficiente y productivo. Si sabes que aplicando el 20% de tu esfuerzo consigues completar el 80% de una tarea y que el 80% del esfuerzo restante sólo te va a servir para completar el 20% que queda... el truco está en identificar ese 20% y enfocarte en él. Se podría decir que aplicar el principio de Pareto es saber no perderse en los detalles para evitar esfuerzos innecesarios.

Si gestionas una empresa o grupo de personas, saber que el 20% de tu equipo genera el 80% de los resultados puede serte muy útil. Determina que 20% del trabajo trae el 80% de los resultados y elimina o delega el 80% del trabajo restante.

Sin duda, aplicar el principio de puede hacerte más eficiente, si logras enfocar tus esfuerzos en lo que realmente trae mejores resultados.

¿En qué ejemplos aplicarías en principio de Pareto?