domingo, mayo 5

La terrible muerte de los hermanos d'Aunay

Esta es la historia de como los hermanos Felipe y Gutierre d'Aunay, caballeros normandos del siglo XIV, recibieron una muerte atroz y cruel acusados de adulterio con las nueras del rey.

Felipe IV de Francia mandó ejecutar a los hermanos d'Aunay y el exilio de sus nueras
- Foto vía #PorQuéParís -

Isabel -la Loba- de Francia

Estamos en el mes de abril del año 1314 d.C. El rey de Francia desde hace 29 años es Felipe IV El hermoso, que va a morir dentro de pocos meses y su puesto será ocupado por su hijo Luis X El Obstinado de 25 años de edad. Luis -que aun no es rey de Francia- está casado desde hace 9 años con Margarita de Borgoña y tienen una hija (Juana II de Navarra) de 3 años de edad.

Felipe el Largo es el segundo hijo varón del rey, de 21 años de edad. Lleva 7 años casado con Juana II de Borgoña.

Otro hijo más joven del rey es Carlos El Hermoso, de 20 años de edad. Lleva 6 años casado con Blanca de Borgoña.

El último vástago del rey en la disputa es su hija que se encuentra de visita en el país: Isabel de Francia -de 22 años- que está casada con Eduardo II de Inglaterra y es por tanto reina consorte de Inglaterra. Isabel es apodada por los ingleses La Loba de Francia. Isabel era alabada por su gran belleza, pero ésta le sirvió de poco ya que su marido, el rey Eduardo II era homosexual y tenía más intereses en sus amantes que en su propia esposa.

No sabemos que tenía Isabel de Francia contra sus 3 cuñadas: Margarita, Juana y Blanca. Parece ser que tenía especial odio hacia Blanca, posiblemente en una guerra de poder e intereses que va a aprovechar convenientemente en su visita a Francia para dar un golpe mortal.

El escándalo de la Torre de Nesle

Los hermanos d'Aunay eran caballeros al servicio del segundo hijo del rey, Felipe El Largo. Frecuentaban  la corte real desde hacía unos 4 años y según parece eran amantes de Margarita (esposa de Luis) y de Blanca (esposa de Carlos). La otra princesa en cuestión -Juana, esposa de Felipe- parece ser que era cómplice en los adulterios de las otras dos (era además hermana de Blanca), pero no quedó demostrado que participara.

La Torre de Nesle, a orillas del Sena en París, donde se consumaban los hechos
- Foto vía Lebrel Blanco -
No es difícil imaginar que llegara a los oídos de Isabel durante su visita a Francia que sus cuñadas estaban siendo infieles. Esto era realmente preocupante en la realeza porque se ponía en duda la línea sucesoria al trono. No era un asunto moral sino político. Isabel aprovechó convenientemente la situación y lo denunció ante el rey Felipe IV.

La ejecución de los hermanos d'Aunay

El escándalo fue especialmente sonado con graves consecuencias políticas. Así que el castigo fue ejemplar.

Los hermanos Felipe d'Aunay y Gutierre d'Aunay fueron interrogados y torturados hasta que confesaron su pecado. El 19 de abril de 1314, en la plaza pública de la ciudad de Pontoise, fueron despellejados vivos, sus genitales cortados y dados de comer a los perros. Después fueron decapitados y sus cuerpos mutilados fueron arrastrados por las calles hasta que finalmente se suspendieron sus restos de una horca.

A Margarita de Borgoña, la esposa del futuro rey, se le rapó el pelo y fue llevada en en un carro cubierto de sabanas negras hasta el castillo de Château-Gaillard a 460 km. Se la confinó a una celda en la cima de un torreón abierta a los vientos. El 15 de agosto del año siguiente fue encontrada muerta en su celda, algunas fuentes dicen que estrangulada, ya que su marido quería contraer nuevas nupcias con Clemencia de Hungría. No obstante, las duras condiciones de su celda no descartan que hubiera tenido una muerte natural.

Margarita de Borgoña siendo repudiada y rapada
- Foto vía Historia y Genealogía -

A Blanca de Borgoña se la trató algo mejor ya que era la esposa del hijo menor del rey y no se esperaba que tuviera descendencia real directa. Se la encerró bajo tierra durante 7 años y después se le permitió llevar una vida religiosa en la Abadía de Maubuissone donde murió en 1326.

A Juana de Borgoña nunca se le acusó de cometer adulterio pero sí de cómplice de los hechos. Fue encerrada en el Castillo de Dourdan pero gracias al apoyo en la corte de su madre (Mahaut de Artois) y a que su marido -Felipe V- no llegó a renunciar nunca de ella, llegó a convertirse en reina de Francia en 1317.