jueves, julio 4

Tamám Shud: el extraño caso del hombre de Somerton

La mañana del 1 de diciembre de 1948 fue hallado en la playa de Somerton Beach (Adelaida, Australia) el cadáver de un misterioso hombre. Trajeado con corbata y chaqueta, el cuerpo estaba recostado debajo de unas piedras como si se hubiera quedado dormido tomando el sol. Llamó la atención el que no llevara ninguna identificación y todas las etiquetas de su ropa hayan sido quitadas con anterioridad. Pero lo que desconcertó del todo a las autoridades fue un trozo de papel en un bolsillo secreto de su ropa que llevó hasta un código encriptado que aun hoy no ha podido ser descifrado.

Foto que hizo la policía al cadáver del misterioso hombre
- Foto vía Newsouth books -

El hombre que nunca existió

En plena guerra fría, hablar de espías, operaciones secretas y venenos indetectables era algo que estaba en la cabeza de todo el mundo. Por ello, el caso de hombre de Somerton llamó fuertemente la atención del público australiano e internacional. A pesar de todo, 65 años después su identidad y muerte sigue siendo todo un misterio.

Tenía el brazo izquierdo estirado sobre la arena y el derecho doblado sobre el pecho. Un cigarrillo sin usar detrás de la oreja y otro a la mitad sobre su chaqueta. La pierna derecha la tenía doblada de forma relajada. Algunos testigos declararon que la noche anterior vieron al hombre acostado y aseguraron que lo vieron moverse en algún momento. Una pareja incluso llegó a pensar que podía estar muerto ya que no reaccionaba a las picaduras de mosquitos pero pensaron que estaría borracho y no le dieron más vueltas al asunto. Cuando la policía descubrió el cuerpo a la mañana siguiente, estaba en la misma postura que los testigos habían observado, por lo que parece que nadie lo había tocado en toda la noche.

El hombre de Somerton fotografiado por la policía
- Foto vía tumblr -

Según la policía forense el hombre, de apariencia británica, tendría unos 40-45 años de edad y unas perfectas condiciones físicas. Medía 1,80 m de altura, ojos color castaño claro, pelo rubio ligeramente grisáceo y con manos y uñas sin señales de realizar un trabajo manual. Llevaba una camisa blanca, corbata roja y azul, pantalón marrón, medias, zapatos, un jersey de punto y una chaqueta también marrón aunque hacía calor en esa época del año.

Se le complicó la investigación a la policía cuando descubrieron que el cadáver no llevaba ningún tipo de identificación, que todas la etiquetas de su ropa se habían quitado y que no tenía marcas ni cicatrices. Se le realizó la autopsia el mismo día y se le descubrió una pasta semidigerida en el estómago que fue un pastel que debió tomar 3-4 horas del fallecimiento. Además, presentaba una fuerte congestión cerebral y digestiva acordes a un muerte por envenenamiento, sin embargo no se encontró ningún tóxico en su cuerpo o en los restos del pastel.

El código secreto

Un mes y medio después apareció un maletín marrón en una consigna de la estación de trenes de Adelaida, perteneciente al fallecido. Dentro se encontró más ropa sin etiquetas, material de aseo y algunas herramientas como un destornillador de electricista, un par de tijeras y una especie de cepillo usado en buques de carga. La única pista que se obtuvo de la maleta fue un tipo de refuerzo en la costura de un abrigo que se identificó como hecho en EE.UU. por la maquinaria especial necesitada para realizar ese tipo de arreglo. Además el abrigo no había sido importado por lo que se determinó que el fallecido había estado en norteamerica o había conseguido el abrigo de alguien que había estado allí.

El trozo de papel arrancado de la última página del Rubaiyat y que fue encontrado
en un bolsillo secreto del pantalón del hombre de Somerton
- Foto vía Jameybaby -

Pero lo más intrigante del caso no se presentó hasta seis meses después. En un bolsillo secreto del pantalón se encontró un pequeño trozo de papel arrancado de un libro con el texto "Tamám Shud". La policía se puso en contacto con expertos que lo tradujeron como "Terminado" o "Finalizado" y correspondía a la última frase del Rubaiyat, un antiguo libro (de más de mil años) de poesía persa escrito por Omar Khayyam. Se hizo un llamamiento popular para encontrar el libro y un hombre respondió. Había encontrado una copia rara del Rubaiyay fechada en 1859 de una editorial neozelandesa, y un trozo de su última página había sido arrancado.

El críptico código escrito por el fallecido en la contraportada del Rubaiyat
- Foto vía Wikipedia Commons -

El trozo de papel encontrado en el bolsillo secreto del fallecido coincidía con la última hoja rota del libro encontrado. Y en la contraportada del libro, escrito a lápiz, había un código que no ha podido ser descifrado aun:

WRGOABABD
MLIAOI
WTBIMPANETP
MLIABOAIAQC
ITTMTSAMSTGAB

Los estudio más recientes parece que demuestran que no son letras colocadas al azar. ¿Una nota de suicidio? ¿Un código secreto recibido quizás por radio? La policía australiana pidió ayuda al FBI (se le pasaron las huellas dactilares del fallecido) y a Scotland Yard pero no sacaron ninguna conclusión en claro. Han pasado 65 años y nadie sabe aun quién era el misterioso hombre de Somerton ni que significan las letras que anotó en el libro de poemas, en un caso que se sigue recordando con mucho interés en Australia y del que se han escrito libros y se han hecho documentales. Y posiblemente nunca sepamos que pasó.

Enlaces de interés:

- Documental de la TV australiana sobre el caso: parte 1, parte 2, parte 3.
- Análisis criptográfico en profundidad de la Universidad de Adelaida: aquí.
- El Rubaiyat en castellano: aquí.