viernes, septiembre 3

No son cantantes de rock, ni cantautores de esos que rememoran épocas pasadas; ni siquiera son una de las orquestas filarmónicas consagradas en el mundo. No son nada de lo anteriormente descrito, pero tienen algo en común con todos ellos: sus seguidores hacen largas colas y esperan horas y horas para conseguir una entrada que permita ver su espectáculo. En cada actuación los espectadores se cuentan por miles, y sus seguidores, alrededor del mundo, hay que contarlos por millones. Y es que las localidades se agotan cuando se trata de ver a Les Luthiers.Salen al escenario todos vestidos de frac, pero con solo ver los instrumentos de que se acompañan, pronto se sabe que lo único serio de todo el espectaculo es precisamente su vestimenta. Este grupo argentino compuesto por Carlos López Puccio, Jorge Maronna, Marcos Mundstock, Carlos Núñez Cortés y Daniel Rabinovich mezcla la música y el humor de una forma muy singular y casi inigualable. Pero también se fabrican sus propios instrumentos (de hecho el término francés luthier significa constructor y reparador de instrumentos musicales). Ahora bién, unos instrumentos totalmente caseros y absolutamente informales.Les Luthiers no nacieron ayer, ni anteayer tampoco. Sus rostros y revelan el paso de los años (está claro que no son ningunos niños). Pues bien, Les Luthiers empezaron a cantar, o como se le quiera llamar a esto que hacen, hace 39 años. Estaban por entonces en la universidad, y por aquellas casualidades de la vida, se presentaron a un festival de canto coral. Y de allí a la fama. Pero no podía ser menos, ya que la primera canción que compusieron se titulaba Cantata Laxatón y no era más que la versión musicada del prospecto del prospecto de un laxante.
Desde 1977 Les Luthiers produce un nuevo espectáculo cada dos o tres años el cual se presenta en las salas de mayor renombre de España y Latinoamérica. En mi opinión Les Luthiers son geniales, este es quizás el grupo humorístico más perfecto que ha dado el mundo de habla hispana.

Después de esta pequeña introducción para lo que no los conocieran, comentar que ayer tuve la oportunidad de poder verlos por segunda vez en directo (la primera vez en 1998).
Actuaron en el estadio olímpico, porque lo que se evitó el problema del rápido agotamiento de entradas cuando actúan en recintos cerrados. Por el contrario el sonido no es igual de bueno y les ves mucho más pequeños. A pesar de ello el espectáculo fue fantástico. Representaban “Con Les Luthiers y Sinfónica”, una especie de mini recopilación de grandes éxitos acompañados de las filarmónica de Madrid, casi nada.
Disfruté como un niño rememorando grandes clásicos como "La bella y graciosa moza marchose a lavar la ropa, la mojó en el arroyuelo y cantando la lavó, la frotó sobre una piedra y la colgó de un abedul" o “A la Playa con Mariana (balada no avalada)”.

Aun actuarán en León, Oviedo, Zaragoza, Granada y Madrid. Así que si no los conocías o nos has ido nunca a verlos ¡no pierdas esta oportunidad!.