domingo, octubre 24

Tocando pelotas...

El tema de la SGAE ya es que clama al cielo. No voy a entrar a detallar los abusos de dicha compañía, sino que voy pastear la última noticia que acabo de leer hoy en el Diario de Sevilla. Habla por si misma....

La SGAE exige el pago de derechos de autor a las casetas de la Feria.

La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) ha llevado su reclamación de los derechos de autor hasta la Feria de Abril, al haber solicitado a los titulares de casetas el pago de cuotas por la reproducción de obras musicales durante esta fiesta primaveral.
La sociedad que gestiona los derechos de autor está remitiendo cartas a los titulares de casetas en las que les informan de que, al no haber solicitado un "permiso previo" para la utilización de las obras de autores por medios mecánicos –entre las que cita radio, televisión, tocadiscos, reproductor de CD y casete– o mediante actuaciones de grupos o solistas, pueden ser objeto de una "sanción" por infringir la ley de Propiedad Intelectual y los derechos de autor.
Una de las entidades que ha recibido la carta de la SGAE es el Club Natación Sevilla, que ha sido apercibido en relación con la reproducción de música en su caseta de Feria desde el año 2001. En la misiva, la sociedad que representa a los autores advierte al club que acudirá a los tribunales de Justicia si no procede al pago de los derechos de autor. "Esta continua utilización no autorizada –de los derechos de autor– supone una grave lesión de los derechos de nuestros asociados, por lo que les informamos que de no obtener una respuesta por su parte para regularizarla en un plazo no superior a 10 días, ejerceremos las acciones judiciales que en derechos nos asistan" (sic), asegura la misiva que suscribe el delegado de la SGAE en Sevilla, Luis Lozano.
Algunas de las asociaciones a las que se han reclamado los derechos de autor ya han accedido a pagar la cuota exigida por la SGAE. Según una tarifa vigente en la Feria de Abril de 2001, la cuota depende del número de módulos que se disponga, de si se ofrece música con o sin baile, o de si en la caseta hay actuaciones de un grupo o un solista. De acuerdo con estas variables, la tarifa puede oscilar entre los 15 euros para una caseta de un módulo y los 116 para las de cuatro o más módulos, para toda la Feria, si bien las cantidades pueden ser mayores si se incluyen más de una de los conceptos mencionadas.
Con independencia de lo anterior, la SGAE reclama además por derechos de autor un 7 por ciento de los ingresos totales obtenidos por la venta de entradas o invitaciones para las casetas. Si se tiene en cuenta que en la Feria de Abril se instalan más de un millar de casetas en cada edición de la Feria, las cifras cuyo pago están exigiendo los autores no resultan nada desdeñables.
El vicepresidente del Club Natación Sevilla y abogado de profesión, Miguel Ángel Gutiérrez, explicó que el Trastamara no ha adoptado ninguna decisión sobre la reclamación exigida, aunque su opinión se encamina a no pagar hasta que la SGAE demuestre con pruebas la utilización de las obras protegidas legalmente.
Miguel Ángel Gutiérrez precisó que, en este sentido, "asume" la tesis expuesta por el catedrático de Derecho Civil de la Universidad de Sevilla Luis Humberto Clavería Gosálbez, que considera que corresponde a la SGAE acreditar con pruebas el uso de esas obras. "No basta con decir que gestiona los derechos de autor, sino que la sociedad tiene que demostrar qué obras se han reproducido en la caseta y en qué momento concreto", advirtió el letrado. "No se trata de no pagar porque no tengan derecho, sino que no puede eximirse a la SGAE de que pruebe el hecho del que quiere cobrar y la carta que nos han remitido es estándar, abstracta, y no se especifican las obras que se han reproducido: se limita a decir que se viene haciendo desde 2001 y nos invita a regularizar la situación".
El criterio que defiende Miguel Ángel Gutiérrez es que en la caseta del Club Natacion de Sevilla no se ha reproducido música protegida. "Nos asiste la presunción de inocencia y le corresponde probarlo a la SGAE", recordó. El vicepresidente del Trastamara criticó además la forma de actuar de la SGAE, que suele enviar a un denominado "gestor musical" a inspeccionar los locales y que levanta una especie de acta. En el caso del Club Natación de Sevilla, no tienen constancia de que se haya producido visita alguna, al menos en los dos años de andadura de la actual directiva. "Antes que presentar a un gestor camuflado sería más deseable una campaña de información de la SGAE si son efectivamente suministradores de un servicio, porque puede haber establecimientos que no sepan que están conculcando derechos".
La ampliación de la reclamación de los derechos de autor a las casetas de la Feria de Abril puede provocar un aumento considerable de los pleitos en unos juzgados civiles que ya de por sí soportan una gran carga de trabajo.