lunes, noviembre 29

Respuesta a la Carta de una funcionaria de Granada a Carlos Herrera (Herrera en la onda de ONDA CERO)

Hoy me ha llegado a mi email una de esas “cartas abiertas” que alguien escribe dirigidas a alguien famoso y/o importante y reenvía a todos sus contactos deseando la máxima difusión y que a ti te llega porque, o bien tienes un colega que reenvía todo lo que le llega, o bien porque tu contacto se siente identificado con la cartita. A mi me ha llegado por el segundo motivo.

En este caso, es una tal Concha, funcionaria de Granada, que se siente ofendida con su locutor de radio favorito Carlos Herrera en Onda Cero por sus comentarios a favor de los recortes económicos para los funcionarios.

Respuesta a la Carta de una funcionaria de Granada a Carlos Herrera (Herrera en la onda de ONDA CERO)

Lo primero es ser sinceros: NO ME HE LEIDO la carta entera.

¿Por qué? Porque me he parado de golpe en el segundo párrafo al leer esto:

“…los "curritos" que como en cualquier empresa trabajamos nuestras treinta y siete horas y media semanales…”

STOP. ¿37,5 horas semanales? ¿Curritos? ¿Cualquier empresa? Veamos:

- YO trabajo 41 horas semanales
- Gano 997,5 € mensuales
- Tengo un módulo superior, una ingeniería y hablo inglés. Es decir, más preparado que muchas de las “Cochas” funcionarias de España.
- Mi jornada reducida dura 5 semanas al año.
- Tengo 20 días de vacaciones al año (a pesar de que mi convenio especifica que son 22)
- No sé, ni voy a saber que son los “días de asuntos propios”
- Tengo 20 minutos para desayunar al día y si tardo más me la juego
- Trabajo a jornada partida, con lo que estoy fuera de casa más de 12 horas diarias.
- Me exigen resultados constantemente con amenazas y broncas.
- Me considero un “afortunado” ya que estoy indefinido, pero me pueden despedir en cualquier momento sin pestañear. De hecho no lo descarto en absoluto ya que la crisis afecta mucho a mi empresa.
- Mi salario base es de 728 €. Si me despiden, el paro que me queda es de risa.
- Me vigilan el email y la conexión a Internet para que no haga uso personal.
- También aguanto a clientes y me echan broncas.
- Tengo objetivos a final de año que si no cumplo me la juego.

Lo siento mucho Concha, funcionaria de Granada, pero ustedes no sois “unos curritos cualquiera” aunque no te lo creas.