jueves, marzo 7

Turritopsis nutricula: un animal inmortal

Cuando hablamos de animales longevos, podemos pensar en las tortugas de los galápagos , que superan los 190 años, en la ballena de Groenlandia, que roza los 200 años o incluso podemos pensar en los Lamellibrachia luymesi, unos gusanos de tubo marinos que superan los 250 años de vida.

Pero hay un animal que los supera a todos, ya que es biológicamente inmortal: la Turritopsis nutricula.

La Turritopsis nutricola es el único animal capaz de pasar de un estado adulto a uno embrionario - Foto vía muzina_shnaghai

Un ciclo de vida infinito

La Turritopsis nutricula es una medusa de 4-5 mm de diámetro originaria de los mares del Caribe pero que se encuentra por todo el mundo, incluyendo el Mediterráneo. Esta pequeña medusa es capaz de una proeza única en el mundo animal: es capaz de romper el ciclo unidireccional de la vida, del nacimiento a la muerte. Durante un breve periodo de su existencia, esta medusa es capaz de volver hacia atrás en su ciclo vital, pasando de un estado de medusa adulta a otro estado anterior, a pólipo.

Cuando la temperatura del agua baja o hay escasez de alimentos, la turritopsis se deja caer al fondo marino como si estuviera muerta. Pero en lugar de morir, la medusa se transforma, convirtiéndose en pocas horas en una masa informe de células indiferenciables.
Las células de la medusa, pierden su función anterior, como si resetearan y se vuelven células genéricas.
Después, esta masa de células se va reorganizando, adquiriendo la habilidad casi embrionaria de adoptar nuevas funciones celulares, creciendo poco a poco las nuevas ramificaciones hasta tomar la forma definitiva de un nuevo pólipo. Este proceso es totalmente contradictorio con el proceso natural de la biología.

Ciclo de vida de la Turritopsis nutricula - Foto vía lies

Al invertir el curso "natural" de su vida, la medusa rejuvenece, pudiendo repetir este proceso indefinidamente, lo que la convierte en un animal inmortal.
Desgraciadamente para la Turritopsis, en su entorno natural, es frecuentemente víctima de todo lo que habitualmente afecta al resto del placton: otros animales, enfermedades, contaminación...

Comprender como la turritopsis puede realizar esta proeza, podría significar grandes avances en la ciencia, en especial para su uso como células madres.

¿Y tú? ¿Te has sorprendido con este singular animal?

Fuente: http://www.nytimes.com/2012/12/02/magazine/can-a-jellyfish-unlock-the-secret-of-immortality.html?pagewanted=all&_r=1