sábado, marzo 23

Extinciones masivas (parte 5/5)

5. Extinción del Cretácico-Terciario

Hace 65 millones de años tuvo lugar la última gran extinción que haya quedado registrada. Desaparecieron cerca del 75% de las especies, incluyendo a los reyes del momento: los dinosaurios.

Antes de la extinción: el Cretácico. El apogeo de los dinosaurios.


El mundo hace 90 millones de años, a comienzos del Cretácico tardío

Los niveles de oxígeno en aire alcanzan un 150% de los valores actuales. La temperatura alcanza un máximo histórico, teniendo una media de 5ºC por encima de la actual, lo que hace que el nivel de los mares sea muy alto, dejando tan sólo un 18% de la superficie terrestre sobre el nivel del agua (actualmente hay un 29% emergido).

Varias clases de reptiles llegaron a su apogeo, en especial los dinosaurios, que habitaban en aquel entonces todas las regiones del planeta.

Recreación de unos Mosasaurus
En el mar nos encontramos gran variedad de animales, muchos de ellos auténticos monstruos marinos. Destaca el mosasaurus, un gigante que alcanzaba hasta los 17 metros de longitud, el mayor lagarto que jamás ha existido y son considerados los más feroces depredadores marinos de la época.

El fondo marino comenzaba a ofrecer un aspecto moderno. Otros predadores de la época eran crustáceos, que se especializan en abrir o perforar cochas de bivalvos. Éstos, por contra, se entierran cada vez más profundamente para escapar de sus predadores o bien desarrollar otras técnicas más eficaces como cochas más gruesas o pinchos disuasorios. Hay incluso un grupo de bivalvos, los inocerámidos, que poseían conchas de casi 1,8 metros de longitud.

En la fauna terrestre, los mamíferos eran aun una parte pequeña y poco representativa del ecosistema. Los reptiles arcosaurios y los dinosaurios eran la fauna principal. La gran expansión por todo el globo de los dinosaurios, hace que existieran una gran cantidad de especies con modos de vida y morfologías muy dispares, muchas de las cuales son bien conocidas por el público general gracias al cine y la literatura: triceratops, tyrannosaurus, velociraptores, pterandon, etc.

Representación de una escena del Cretácico
En cuanto a la flora, a finales del Cretácico, hicieron aparición unas 50 de las familias modernas (de 500), entre las cuales estaban las hayas, higueras, abedules, acebos, magnolias, etc.

La extinción

Hace 65,5 millones de años ocurrió una gran extinción llamada como episodio K-T, del alemán Kreide/Tertiär (Cretácico/Terciario). Esta extinción, acabó con los dinosaurios (se calcula que había 10.000 millones sobre la Tierra en aquel momento), pterosaurios, reptiles nadadores, plesiosauros, mosasaurios, Ammonoideas, rudistas e inocerámidos. Y a pesar de todo, no fue la mayor extinción masiva.
Algunos grupos que se extinguen, dan muestras claras de un lento desvanecer en los últimos 10 millones de años del Cretácico. Sin embargo, hay muchos otros grupos que desaparecen justo en el episodio K-T.

Los mamíferos en aquella época, se limitaban a unas cuantas especies de pequeños animales nocturnos que, gracias a su tamaño y características, pudieron soportar el episodio K-T.

Causas. El límite K-T.


La franja negra marca el Límite K-T. Justo el momento de la extinción.

Geologicamente, el límite K-T es una zona de roca oscura que marca el límite entre el Cretácico y el Terciario. Este particular límite oscuro, se encuentra por todo el mundo. En 1980, un grupo de científicos liderados por Luis Álvarez (premio Nobel de origen español), analizaron el límite K-T por todo el planeta y encontraron una concentración muy alta de Iridio. El iridio es un metal poco frecuente en la corteza terrestre pero, sin embargo, es común en meteoritos. Álvarez encontró concentraciones hasta 100 veces superiores a lo normal en fragmentos analizados del límite K-T, por lo que la teoría señala a un gran meteorito capaz de afectar a todo el planeta.

El cráter de Chicxulub



El cráter de Chicxulub, de 180 km de diámetro,  fue formado
por un meteorito hace 65 millones de años.

Varios años después de que la teoría de Álvarez fuera presentada, ésta seguía siendo objeto de debate entre científicos. No se conocía ningún cráter que apoyara la teoría, que debía tener entre 150 y 200 km de diámetro según los cálculos, aunque tampoco era improbable que la Tierra hubiera borrado con 60 millones de años de erosión dicha cicatriz.
Sin embargo, en 1990 se encontraron en Haití indicios de un gran tsunami que arrastró grandes cantidades de iridio. Buscando indicios geológicos y volviendo hacia atrás, se descubrió el cráter de Chicxulub en la península de Yucatán, con un diámetro de 180 km y fechado en la época del episodio K-T.

Otras posibles causas

A pesar de la evidencia meteórica en la teoría de Álvarez, se tiene constancia de la desaparición paulatina, y no repentina, de algunas especies. Se han constatado que algunas incluso superaron el límite K-T.

Al final del Cretácico, hay evidencias de una fuerte disminución del nivel del mar, lo cual suponía una importante pérdida del hábitat de mucho animales marinos.
Hay pruebas, además, de una gigantesca actividad volcánica en la India (los Traps del Decán), que mediante la expulsión de gases y polvo durante 800.000 años, pudieron crear un fuerte efecto invernadero en todo el planeta.

Por tanto, no es descabellado contemplar un escenario múltiple: actividad volcánica, disminución del nivel del mar y meteorito, siendo este último, el que remató a los reyes del mundo.

Después de los dinosaurios: el Paleoceno.

La desaparición de los dinosaurios dejó por cubrir muchos nichos ecológicos a los largo de todo el planeta. Al inicio de este nuevo periodo, nos encontramos con un clima más frío y seco que en el Cretácico, aunque las temperaturas fueron incrementándose.

En cuanto a flora, nos encontramos con muchos helechos, ya que son los primeros en repoblar las zonas quemadas tras el meteorito de Chicxulub.

El Phnacodus fue uno de los mamíferos característicos del inicio
del Paleoceno que ocupó el lugar de los dinosaurios

Los mamíferos eran animales pequeños y nocturnos que se alimentaban de materia vegetal y pequeños insectos. 10 millones de años después de la extinción de los dinosaurios, la Tierra estaba llena de mamíferos de tipo roedor, mamíferos excavadores de tamaño medio en los bosques, grandes herbívoros y carnívoros que cazaban a otros mamíferos, aves y reptiles.

En el mar, con la desaparición de los reptiles marinos, los tiburones se convirtieron en los principales depredadores.


5. Extinción del Cretácico-Terciario