lunes, abril 22

¿Venus se frena?

Venus es el planeta gemelo de la Tierra. No sólo es el más cercano, sino que también es el más similar en tamaño, masa y composición. Desgraciadamente, son muy diferentes en cuestiones térmicas y atmosféricas.

El radio de Venus es tan sólo 326 km más pequeño que el de la Tierra. Su gravedad es de 8,87 m/s2, frente a los 9,8 m/sde la Tierra, lo que muestra la gran similitud en tamaño y densidad. Una característica de Venus es que su órbita es casi perfectamente circular, ya que tiene una excentricidad de menos del 1%. Otra particularidad es que su rotación (vista desde el polo norte) es en sentido horario, algo que sólo comparte con Urano en todo el sistema solar.

Comparación entre Venus y la Tierra y a la vez entre las imágenes venusianas de la Magallanes y la Galileo.
- Foto vía Grupo Ciencias Planetarias -

¿Venus es naranja o azul?

Las imágenes que podemos encontrar de Venus en color naranja fueron tomadas por la sonda Magallanes que fue lanzada en 1989 y corresponden a imágenes tomadas por radar. Sin embargo, si nos acercáramos en una nave espacial hacía Venus, veríamos el planeta tal como lo vio la sonda Galileo (también en 1989), como una bola blanca con tonos azulados.

Es además el planeta que más se puede aproximar al nuestro: el 16 de diciembre de 1850, fue el momento en que estuvo más cerca en los últimos 200 años, situándose a tan "sólo" 39.514.827 km (si fuéramos en un coche a 120 km/h sin detenernos nunca, tardaríamos casi 38 años en alcanzar esa distancia). La próxima aproximación será en el año 2101 d.C., cuando nos situaremos a 39.541.578 km de distancia.

La accidentada superficie de Venus
-Foto vía AstroMía -

Venus se encuentra un 30% más cerca del Sol que la Tierra, y a pesar de que Mercurio es el planeta más cercano al Sol, Venus es el planeta más caliente del sistema solar, debido al fuerte efecto invernadero de su atmósfera compuesta principalmente de dióxido de carbono. Su temperatura media -en la superficie- es de 464 ºC y tiene una presión atmosférica de casi 92 atm, casi 100 veces la terrestre o lo que es lo mismo, el equivalente a estar a 1 km de profundidad bajo el agua en la Tierra.

El día venusiano dura más que el año

La atmósfera está formada de un 97% de dióxido de carbono y un 3% de nitrógeno. La proporción de nitrógeno es idéntica a la de la Tierra. Pero es que si se liberase todo el dióxido de carbono que hay almacenado en la Tierra, principalmente en depósitos calcáreos, tendríamos la misma composición atmosférica que Venus.

Pero la característica más inusual de Venus es su lenta rotación. Un punto sobre el ecuador se mueve a tan sólo 6,5 km/h, por lo que el planeta tarda 243 días en girar completamente. Si estuviéramos sobre la superficie de Venus viendo un amanecer, veríamos el Sol salir por oeste (gira en sentido contrario a la Tierra como hemos dicho) y 116,75 días terrestres después, veríamos el Sol ponerse por el este. Además, si esperamos a la mañana siguiente para ver de nuevo amanecer... ya habría pasado un año venusiano, porque ¡¡el año venusiano dura menos que el día!! Venus tarda 224,7 días terrestres en dar la vuelta al Sol, mientras que tarda 243 días en girar sobre si mismo. Como curiosidad, añadir que a pesar de lenta rotación, no hay grandes diferencias térmicas entre la noche y el día del planeta, debido a su densa atmósfera.

Foto de la superficie de Venus por la sonda Venera 13, que sólo sobrevivió 2 horas sobre Venus
- Foto vía Espacial.org -
¿Venus se frena?

Pero esta extrema lentitud rotación de Venus parece que va a más. La sonda Venus Express de la ESA detectó en 2012 a través de su espectrómetro VIRTIS que el día venusiano era 6,5 minutos más lento que lo analizado en 1996 por la sonda Magallanes. ¿Ha cambiado la velocidad de rotación de Venus en 16 años? ¿Llegará un día en que Venus detenga su giro o incluso empezará a girar en sentido contrario? De momento no se pueden sacar conclusiones, pero podría tratarse de la interacción entre la superficie y la particular atmósfera venusiana, que puede modificar cíclicamente su rotación en función de los vientos y las temperaturas. Habrá que tomar más medidas en el futuro y estar pendientes de cómo varia la velocidad de rotación de Venus.