miércoles, mayo 15

Rock progresivo: Mike Oldfield y el Tubular Bells

Aprovechando que tal día como hoy, un 15 de mayo de 1953 -hace 60 años- nacía en la ciudad de Reading  el músico, compositor, multinstrumentista y productor Mike Oldfield, he querido rendirle un pequeño homenaje en el post de hoy analizando brevemente su música y ese mágico periodo a inicios de la década de los 70 cuando la música alcanzó su mayor apogeo de los últimos 100 años.

Mike Oldfield en los años 70 creó sus grandes obras musicales
- Foto vía Music 60-70 -

El nacimiento del rock progresivo

Estamos en los años 60. La música que se vende y suena en las emisoras de radio suelen ser temas cantados de pop y/o rock de 2-3 minutos de duración en los que se usan instrumentos convencionales. Podemos decir que hay un patrón, unas reglas, que siguen la mayoría de los grupos de éxito del momento.

Pero la reglas comienzan a cambiar a finales de la década de los 60, y un nuevo estilo de música que va a ser referente en toda la década siguiente. Se comienzan a combinar con el rock elementos del jazz y blues creando temas más complejos, con paisajes rítmicos enrevesados y utilizando una amplia variedad de instrumentos  Si los temas de la época eran de apenas unos minutos el rock progresivo propone temas de larga duración. Si la voz del cantante era lo principal en la época, en el rock progresivo se crea música instrumental y la voz humana deja de ser la protagonista.

El tema Supper's Ready (1972) de Genesis puede ser considerado el primer tema de rock progresivo
- Foto vía jazzshelf -

En 1967, The Beatles publican su album Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band, un álbum conceptual en plena época de psicodelia que incluye temas instrumentales y sonidos que se pueden considerar precursores del rock progresivo. En ese mismo año, el grupo Pink Floyd saca su disco The Piper at the Gates of Dawn, con un tema instrumental de cerca de 10 minutos de improvisación psicodélica.

Otros grupos que comienzan a experimentar sobre la misma base en esa época son Yes, King Crimson, Lake & Palmer, ELO, Jethro TullSupertramp. Sin embargo, el grupo que quizás más se acercó al nuevo género fue Genesis en el año 1972 con su disco Foxtrot y el tema instrumental de más de 20 minutos de duración Supper's Ready. No obstante, ningún grupo o artista se había atrevido aun con un disco completo que encaje en el rock progresivo.

Tubular Bells

A principio de los años 70 Mike Oldfield era bajista/guitarrista en el grupo Kevin Ayers And The Whole World. Aunque el grupo duró poco y se disolvió en 1971, durante aquellos años Mike estuvo dándoles vueltas en su cabeza a una obra musical que quería crear. Por aquel entonces consiguió prestada una grabadora y descubrió que tapando con un trozo de cartón el cabezal de borrado podría grabar varias pistas simultaneas en una misma cinta. Su objetivo era crear una sinfonía, similar a la de los grandes autores de música clásica pero utilizando todo tipos de instrumentos, incluidos los comunes del post-rock.

Mientras Kevin Ayers And The Whole World grababan en los estudios londinenses de Abbey Road, Mike coincidió con los Beatles, que también grababan un disco. Y no sólo tuvo la oportunidad de conocerlos, sino que descubrió una sala llena de instrumentos propiedad del cuarteto de Liverpool y se las apañó para llegar por las mañanas antes que nadie al estudio para ir grabando poco a poco en su grabadora una maqueta de la sinfonía instrumental que tenía en su cabeza.

Cuando terminó su maqueta y con la cinta grabada en la mano, fue visitando a todas las discográficas y productoras musicales de Londres. Lamentablemente ¿quién iba a querer publicar una compleja obra de rock instrumental de 40 minutos de duración? La gran mayoría de ellas lo rechazaban sin miramientos argumentando que no era música comercial.

- Foto vía MO Blog -

Afortunadamente para Oldfield, se encontró en su camino con Tom Newman y Simon Heyworth, dos productores musicales a los que les impresionó su primitiva maqueta y le dejaron usar a ratos un estudio profesional recién construido llamado The Manor para crear una maqueta más elaborada. La nueva maqueta impresionó aun más a Newman y Heyworth que se la enseñaron al dueño del estudio y propietario de varias tiendas de discos, Richard Branson -un desconocido en aquella época- que planeaba crear una discográfica con un socio. A Branson le encantó y le dejó el estudio durante una semana completa para grabar un disco. Se equipó con una amplia selección de instrumentos de los cuales Mike Oldfield tocó 20 de ellos. Tan sólo contó con la colaboración de Viv Stanshall y Mundi Ellis en coros y voces y de Jon Field a la flauta.

Con el disco grabado, Richard Branson comenzó a buscar alguna compañía que quisiera comercializar el disco. Pero seguían rechazándolo argumentando que no era lo suficientemente comercial. Tan sólo obtuvo una propuesta positiva de un productor norteamericano en una feria musical que aceptaba comercializarlo si le añadían letras cantadas, algo a lo que evidentemente Mike se negó.

Finalmente Richard Branson, creyendo ciegamente en el proyecto, decidió poner dinero de su propio bolsillo para comercializar el disco. Fundó la compañía Virgin Records y el resto... es historia.