jueves, mayo 16

La tigresa de Champawat

Hace poco publicábamos un post donde hablábamos de cocodrilos devorahombres, y en concreto de el cocodrilo Gustave, una famoso y gigantesco animal acusado de haber causado hasta 300 muertes de personas en la zona de Burundi. Hoy vamos a hablar sobre otro mítico devorahombres: la tigresa de Champawat.

Se estima que sólo quedan 3000 tigres en libertad en todo el mundo
- Foto vía BrianScott -

Tigres

De todos los animales antropófagos -devorahombres- el Tigre es quizás el más famoso de todos. Suelen atacar a humanos, sobretodo en su edad adulta, ya que pierden facultades para cazar a animales más escurridizos y van a por presas más fáciles y abundantes, como lo son niños y jóvenes en aldeas.

A pesar de ello hoy día es difícil que un Tigre ataque a un humano ya que es un animal en peligro de extinción. La mayoría de los Tigres que hay en el mundo viven en cautiverio y se calcula que apenas quedan 3000 ejemplares el libertad, ya que son cazados furtivamente por su piel, huesos y órganos que son utilizados en la medicina tradicional china.

Las 436 víctimas de la tigresa de Champawat

A finales del s.XIX una tigresa comenzó a causar pánico en Nepal, cerca de la frontera con la India. Todo aquel que se adentrara en la selva corría un gran riesgo de ser cazado por la tigresa que llegó a matar a 200 personas. Los intentos por cazarlas fueron infructuosos y finalmente el ejercito nepalí tuvo que intervenir con ordenes de capturar viva o muerta a la tigresa. Se preparó una redada en el año 1905 en la que no se logró capturar a la tigresa, ya que esta huyó cruzando el río Sarda entrando en el territorio Kumaon de la India.

Una vez en territorio indio, lejos de asustarse la tigresa de Champawat se volvió aun más feroz y atrevida. Merodeaba las aldeas a plena luz del día y con sus rugidos atemorizaba a los aldeanos que se escondían en sus chabolas. En la India llegó a devorar a 236 personas, lo que da un total de 436 víctimas que pudieron ser muchas más ya que hubo cuerpos que nunca se encontraron.

Jim Corbett con la tigresa de Champawat
- Foto vía Now I Know -

Siguió esquivando a todos los cazadores que intentaban atraparla hasta que en 1907, un famoso cazador y naturalista británico llamado Jim Corbett se propuso matarla. Estando en Champawat, la tigresa atrapó a una joven de 16 años y la arrastró a la selva profunda. Corbett estaba cerca y siguió a la tigresa a través de la selva gracias al macabro rastro lleno de sangre y miembros descuartizados que el animal iba dejando. Finalmente la localizó y logró matarla de un disparo. Una autopsia posterior de la tigresa mostró que los dientes caninos superiores e inferiores en el lado derecho de su boca estaban rotos. Esta lesión, según el propio Corbett, probablemente le impidió cazar a su sus presas naturales y por ello se dedicó a cazar humanos, más abundantes y fáciles de atrapar.