martes, octubre 15

Gavrilo Princip: el joven que originó la Primera Guerrra Mundial

Dentro de unos meses se cumplirán 100 años del inicio de la Primera Guerra Mundial, conocida como la Gran Guerra. Fue un conflicto bélico mundial en el que se movilizaron 70 millones de militares y murieron 9 millones de personas. La Gran Guerra cambió radicalmente el mundo y su mentalidad y fue el caldo de cultivo para la posterior y mucho más terrible Segunda Guerra Mundial.

Muchas fueron las causas que dieron lugar a la Primera Guerra Mundial, pero la mayoría de historiadores coincide en que el gran detonante fue el asesinato del Archiduque Francisco Fernando (Franz Ferdinand) de Austria a manos de un joven de 20 años de edad. El destino y la casualidad pusieron en manos de este chaval, llamado Gavrilo Princip, un momento terriblemente crucial en la historia.

Gavrilo Princip, de 20 años de edad, asesinó al Archiduque Francisco Fernando y a su esposa
- Foto vía escuelapedia -

Gavrilo Princip

Gavrilo Princip nació el 25 de julio de 1894 en una pequeña villa de Bosnia llamada Obljaj. Aunque su padre era cartero, la familia tenía muy pocos recursos para sobrevivir. De ocho hermanos sólo dos llegaron a la edad adulta. Gavrilo era además un chico delgado, bajo y enfermizo. Quizás influenciado por las ideas de su padre y quizás también por un sentimiento de inferioridad arraigó fuertes ideas nacionalistas radicales.

Con la idea de estudiar, se estableció en Zagreb en 1906 y pronto comenzó a juntarse con otros jóvenes de ideas ultra nacionalistas. En 1908 el Imperio austrohúngaro anexionó a Bosnia y Herzegovina como provincias del Imperio para ser gestionadas desde Austria. Gavrilo fue expulsado de la academia en la que estudiaba y se unió el grupo revolucionario "Joven Bosnia" (Mlada Bosna), un filial de un grupo secreto terrorista llamado "Mano Negra" (Црна рука) formado por militares del ejercito serbio y algunos miembros con altos cargos en el gobierno.

Gavrilo Princip
- Foto vía Wikipedia -

El gran objetivo de Mano Negra era lograr la reunificación de todos los estados del pueblo serbio, lo que implicaba el enfrentamiento con el Imperio austrohúngaro que se había anexionado Bosnia-Herzegovina. Gavrilo Princip intentó alistarse en 1912 en el ejercito serbio pero fue rechazado por su débil físico. Igualmente, era instado a ser un "miembro no combatiente" de Mano Negra, ya que su peso y talla eran un handicap en contra. No obstante, el gran celo e insistencia que mostraba Gavrilo le fue dando buena reputación y finalmente fue aceptado como militante activo para un misión suicida.

Atentado de Sarajevo

Cuando Mano Negra tuvo noticia de la visita del Archiduque Francisco Fernando a Sarajevo comenzó a preparar el atentado. Envió a tres hombres a Sarajevo equipados con una pistola, dos pequeñas bombas y una ampolla de cianuro. Los elegidos fueron Gavrilo Princip, Nedjelko Cabrinovic y Trifko Grabez. Las ordenes eran claras: suicidarse una vez completado el atentado para que no pudieran delatar a sus compañeros.

La mañana del domingo 28 de junio de 1914, el Archiduque y su esposa Sofía Chotek llegaron a Sarajevo en el ferrocarril real. Normalmente el Archiduque iba solo en los viajes oficiales, ya que Sofía no pertenecía a ninguna casa real europea y debía mantenerse en segundo plano. No obstante, dado que era el aniversario de boda el Archiduque pensó que sería buen idea que le acompañara. Sin darse cuenta la había condenado a morir.

Una vez en Sarajevo, los tres terroristas se encontraron con otros tres de la localidad que también iban a participar en el atentado. Un total de seis hombres con instrucciones de asesinar al Archiduque cuando el vehículo pasara por su posición. Estos se colocaron en posiciones estratégicas a lo largo del recorrido del embarcadero Appel por donde iba a pasar la comitiva real.

7 coches conformaban la comitiva, siendo el tercero de ellos un Gräf & Stift descapotable, donde iban Francisco Fernando y Sofía. Los coches pasaron en primer lugar por la posición de Muhamed Mehmedbašić, que debido a los nervios y la tensión del momento no fue capaz de atentar contra el Archiduque. Posteriormente declaró que había un policía justo detrás suya que le hubiera impedido atentar destapando toda la trama. Muy cerca se encontraba también el segundo terrorista, un muy joven Vaso Čubrilović (que sobrevivió hasta 1990) que también se quedó petrificado sin poder hacer nada.

El Archiduque Francisco Fernando y su esposa saliendo del ayuntamiento 5 minutos antes de ser asesinados
- Foto vía Wikipedia -

El siguiente terrorista por el que pasó la comitiva fue Nedeljko Čabrinović, que se encontraba en el lado opuesto de la calle junto al río. A las 10:15 h, Čabrinović lanzó su bomba contra el coche del Archiduque. Sin embargo el artefacto rebotó en el capó y quedó bajo el siguiente coche de la comitiva donde explotó dejando un agujero de 30 cm de diámetro e hiriendo gravemente a dos de sus ocupantes y al menos a 12 personas del público. Inmediatamente después, Čabrinović tomó su cápsula de cianuro y saltó al río Miljacka. Desgraciadamente para Čabrinović, el cianuro no le hizo efecto (posiblemente estaba descompuesto o en mal estado) y lo vomitó. Fue recogido del río (que apenas tenía un palmo de profundidad), apaleado por la multitud y posteriormente apresado.

Visita al hospital

Tras el atentado fallido, la comitiva se dirigió a gran velocidad hacia al ayuntamiento, haciendo imposible que los tres restantes terroristas pudieran hacer nada. Una vez en el ayuntamiento y tras unas ridículas formalidades, el Archiduque quiso ir al hospital a ver a los heridos del atentado. A pesar de que se lo desaconsejaron, el encargado de la seguridad -Oskar Potiorek- dijo “¿cree que Sarajevo está lleno de asesinos?”, pensando que el atentado había sido un hecho aislado de una única persona. Se aconsejó a Sofia -la esposa del Archiduque- que se quedara en el ayuntamiento, sin embargo ésta dijo “mientras el archiduque se muestre en público hoy yo permaneceré a su lado”, dado que la pareja estaba muy unida y era el día de su aniversario de boda.

Para evitar el centro de la ciudad, se decidió que la mejor forma de llegar al hospital era a través del muelle Appel (avenida llamada actualmente Obala Kulina Bana). Lamentablemente Potoriek olvidó decírselo al conductor y éste al llegar a la altura del puente latino (Latinska ćuprija) giró hacia el centro de la ciudad. Advirtieron inmediatamente al conductor de su error y este comenzó a hacer las maniobras para retomar el camino de los muelles, con la mala suerte que se le caló el coche mientras giraba.

Y el destino o la casualidad quisieron que en ese momento, el joven Gavrilo Princip que se encontraba en una charcutería cercana comiendo algo y pensando que el atentado había fallado estrepitosamente, viera a través de la puerta trasera del local el coche del Archiduque intentado arrancar en la esquina. Sin pensarlo dos veces, Princip sacó su pistola, se acercó al coche y a una distancia de un metro y medio disparó dos veces. Francisco Fernando fue alcanzado en el cuello y Sofía Chotek en al abdomen tras atravesar la bala la puerta del vehículo. Mientras el Archiduque se desangraba gritó a su mujer “¡Sofía, cariño!, ¡Sofía cariño!. ¡No mueras!. ¡Mantente viva por nuestros hijos!”. Los llevaron rápidamente a la residencia del gobernador. Sofía (que estaba embarazada de poco tiempo) murió poco antes de llegar y Francisco Fernando lo hizo 10 minutos después. Acababan de cumplir 14 años de matrimonio.

Un historiador escribió lo siguiente al respecto: "Sofía nunca podría tener la misma posición que Francisco Fernando (...), jamás podría tener su grandeza, ni siquiera sentarse a su lado en cualquier ocasión pública. Había una brecha... su esposa podría disfrutar del reconocimiento de su posición cuando él estuviera ejerciendo su función militar. Por eso, él decidió, en 1914, inspeccionar el ejército en Bosnia. En su capital, Sarajevo, el archiduque y su esposa podrían sentarse lado a lado en un coche abierto. Por amor, el archiduque perdió la vida."

Momento en el que la policía detiene a Gavrilo Princip instantes después del atentado
- Foto vía Wikipedia -

Tras los dos disparos, Princip se llevó la pistola a la cabeza para suicidarse, pero una persona que estaba cerca de él lo evitó agarrándole fuertemente el brazo. Inmediatamente después, una pareja de policías lo detuvo tras un breve forcejeo.

Finalmente todos los involucrados en el atentado fueron detenidos y juzgados. Dado que Princip aun no tenía los 20 años de edad, no se le pudo aplicar la pena de muerte y fue condenado a 20 años de prisión. Durante el juicio, Princip declaró: «Soy un nacionalista yugoslavo y creo en la unificación de todos los eslavos meridionales bajo cualquier forma de Estado libre de Austria». Y cuestionado sobre cómo pretendía realizar ese objetivo, dijo: «Por medio del terror».

Princip fue recluido en la prisión de Terezín, actual República Checa. Cuando se le estaba trasladando, Princip dijo al director de la prisión: "No es necesario que me lleven a otra prisión. Mi vida ya se acaba. Sugiero que me claven en una cruz y me quemen vivo. Mi cuerpo en llamas será una antorcha que guíe a mi pueblo por el camino de la libertad".

Gavrilo Princip, ¿asesino o héroe nacional?
- Foto vía magacin.org -

Dado que Gavrilo Princip era físicamente débil y había mala alimentación en la cárcel, se agravó su salud, llegando a pesar apenas 40 kg y perdiendo el brazo izquierdo tras infectarse gravemente por una herida. Muy débil y enfermo de tuberculosis, Princip falleció en Terezín el 28 de abril de 1918, casi 4 años después del atentado. Según dicen, Princip se arrepintió en sus últimos días de este asesinato una vez supo de las terribles consecuencias que éste trajo. Es considerado un héroe por algunos eslavos y por otros el detonante de uno de los conflictos bélicos más terribles de la historia que generó millones de muertes.

Este asesinato conmocionó a toda Europa y creó cierta simpatía por la causa austriaca a nivel internacional. Ya no había vuelta atrás y en poco tiempo, estalló la Primera Guerra Mundial.