martes, noviembre 18

Entrevista a Jesús Ramirez

ENTREVISTA A JESÚS RAMÍREZ: "Vine a Chile porque después de cargar a mis espaldas con el título de Ingeniero Técnico, no podía creer que no tuviese un futuro laboral digno en España"

Jesús Ramírez es una de esas personas con las que te cruzas por azares de la vida en tú época universitaria y se forja una amistad que dura para siempre. Jesús tuvo que hacer las maletas e irse a trabajar a Chile, ya que en España no encontraba trabajo estable y digno como ingeniero. 

- Dinos quién es Jesús Ramírez Aragón.

Últimamente Jesús es ese al que se le escucha:

- Hola buenos días
- Hola, ¿usted no es chileno verdad?
- No, ...¿se nota mucho? (sonrisa de simpatía , complicidad)
- Sí por el acento. (evidente)
- Pues soy español. - Aaaaah , EZZZPAÑOL.
-.....
- ¿Y que hace aquí? ¿Se acostumbra?¿Cuanto tiempo lleva?
- Pues.... (misma sonrisa de complicidad y respuestas estándares para continuar la conversación por otro camino)
Misma conversación día sí, día no . Al fin y al cabo es el carácter chileno, al que Jesús , ha tenido que hacerse durante este último año.


Traje a Chile varias maletas con más ilusiones que esperanzas, por que no podía creer que después de cargar a mis espaldas con el título de Ingeniero Técnico, no fuese a tener un futuro laboral mínimamente digno. Costó mucho esfuerzo y sufrimiento, para mi y los que me rodeaban. No todo fueron penurias claro, la época universitaria es especial. Muchos buenos amigos y buenos recuerdos, que por el momento se han quedado en una caja guardados, no sin antes meter un pedacito de cada uno de ellos en una de esas maletas que me traje.

- ¿Qué experiencia laboral encontraste en España al terminar la carrera? 

Cuando terminé la carrera llevaba varios meses trabajando en una empresa dedicada a Instalaciones y Mantenimientos de Baja y Media tensión, y demás tipos de instalaciones relacionadas (clima, alarmas y un largo etcétera), ahí estuve algo más de año y medio.

Aunque ya había trabajado antes en algo "relacionado" con la carrera, entre comillas por siendo electrónico era un trabajo eléctrico. Durante un año estuve ofertando lineas de media y alta tensión. Creo que como muchos empecé a trabajar y estudiar todo a la vez casi desde que empecé. Aunque siendo fieles a una actuación como ingeniero, en esa empresa donde hacía ofertas de media y alta tensión, con sus postes o torres o lo que hiciese falta y luego en la siguiente entre que terminé y varios meses después.

Dos experiencias muy productivas, al igual que todos los otros trabajos en los que me vi embarcado.

- ¿Qué te hizo dar el salto a Chile? 

Fueron una suma de cosas. Estaba en paro, a mi novia le ofrecieron un puesto de trabajo en una constructora aquí, y en el tiempo de paro no había logrado que me llamasen para una sola entrevista. Ya contestaba el teléfono hasta a los de vodafone, pensando que podía ser alguien de recursos humanos.

Me lo quise tomar con unas vacaciones, compramos los billetes para 3 meses entre ida y vuelta , y si surgía alguna oportunidad pues seguiría adelante. La primera semana la pasé conociendo el sitio, y la segunda recopilando lugares y empresas a los que visitar. En la tercera semana hice 4 entrevistas y en la cuarta hice la segunda entrevista con una empresa que me llevó a visitar la mina donde trabajaba. Al día siguiente me ofrecieron trabajar con ellos si me parecía bien y me había gustado el tipo de trabajo. Sinceramente acepté por ser la primera oferta, pero ahora estoy contento de la elección. Pronto haré dos años con ellos.

- ¿Qué diferencias has encontrado con respecto a España? 

Habría que dar muchos matices, pero si me centro en mi trabajo, en lo que me encuentro desarrollando, no hay mucha diferencia. En mi caso nos regimos por estándares mineros en cuanto a seguridad y protocolos de salud, así que todo tiene que estar muy bien cuidado. En el caso del más mínimo incidente/accidente hay que realizar charlas de inducción con los trabajadores para la concienciación y que no se vuelvan a repetir malos hábitos o conductas. Por lo general hay que estar muy pendiente de todas esas cosas. En cuanto al "ritmo" de trabajo se refiere, se puede decir que similar, aunque muchas veces parece que tanto proveedores como mandantes no tienen mucha prisa, aunque todo esto es relativo.



En el aspecto personal cotidiano son muchas cosas y no son tantas. Después de un año aquí casi no recuerdo tantas cosas que me resultaron chocantes, más creo llamativas creo por la ciudad en la que vivo, pues no es un fiel reflejo de Chile, ni en clima, ni aspecto, ni precios, o un largo etc. El clima es posiblemente similar al de Canarias, el aspecto todo lo adecuado a una ciudad donde no llueve, por lo que la concentración de polvo en el ambiente es alta (queda sufragado un poco por la brisa marina, ya que estamos en costa), los precios son desorbitados para un Chile con un salario mínimo de unos 300 € al mes. Aquí no podría vivir mucha gente que cobrase eso pues los arriendos/alquileres de una habitación ya valen eso. Por eso los salarios aquí son un poco más alto, aunque no todo el mundo tiene una titulación universitaria y puede vivir "holgado". Una de las cosas más llamativas que utilizan muchísimo la notaría, pero no al nivel que estamos acostumbrados en España, donde hay una prosa que circunda el halo de la figura del notario y cuando acudes uno te hace pasar a su despacho cual Académico de la Real de la Lengua.

Aquí las notarías son locales con mostradores grandes donde te atiende uno de los 10, 12, 15 asistentes, verifica tus documentos, te dice lo que te va a costar (en torno a 2 euros por firma) y entra en el despacho del notario para que él firme los papeles. Ni lo llegas a ver. Y como en todos lados en este país y causa de que haya tanto empleo y tanta lentitud aveces. Una persona te atiende, otra te cobra, y otra te da el producto envuelto o en su bolsa. 3 personas para hacer el trabajo de 1.

Por lo demás, hay grandes supermercados, tiendas pequeñas de barrio, etc. Esta ciudad es pequeña en comparación con Santiago que es lo más cercano a Europa que podemos encontrar en Chile.


- En las relaciones personales, ¿cómo te han acogido a ti y a tu pareja los chilenos?

La verdad que muy bien. Hemos hecho buenos amigos chilenos, que siempre están dispuestos a echarte una mano en lo que haga falta. Eso puedo decir de la gente más cercana. Después en un ámbito más general se notan diferentes formas de mirarte la gente por la calle (aunque no se dan cuenta de tu procedencia hasta que no escuchan tu acento), y existe una clara división entre clases sociales. La gente con menos estudios o menos recursos te mira con un pequeño halo de admiración / expectación, como si fueras extraterrestre. La clase media, gente con estudios, etc. te asocia como algo natural, y la clase alta, ...bueno aunque los hay, no he llegado a conocer a ninguno.

- Retrocedamos ahora unos años atrás. ¿Qué querías ser cuando eras pequeño?

Pues la verdad que no tenía nada claro lo que quería ser. Más bien tenía claro lo que no quería ser. No me gustaba la parte sanitaria, medicina, biología, química, etc..., aunque me llamaba la atención la rama de economía, dirección de empresas y tal, me lo desaconsejaron muchísimo, y ciertamente me inclinaba más por la rama técnica, aunque sin definirme demasiado bien en qué campo. Imagino que al final entré en ingeniería por que es un poco de todo y un poco de nada.

- ¿Y porqué elegiste la especialidad de electrónica?

Simplemente por que era la que más me llamaba la atención. No fue demasiado complicado.

- ¿Cómo fueron tus años en la Escuela Politécnica Superior de Sevilla? ¿Qué experiencias negativas y positivas sacaste de allí?

Creo que a cualquiera que se le pregunte por su época universitaria responderá más o menos lo mismo. Solo quedan buenos recuerdos de todo lo que engloba esa época. Y en cuanto a experiencias, muchísimas positivas y ciertamente muy pocas negativas salvo lo duro que se hace enfrentarse a una carrera tan exigente.


- ¿En qué actividades participabas y como acabaste en Delegación de Alumnos?

Pocas actividades eran en las que participaba. Estuve jugando un par de años en el equipo de balonmano de la escuela, pero más allá de ser simpatizante de algunos grupos asociados al aula de cultura o delegación alumnos, como por ejemplo la asociación de Go Ubicuo-Ki-In , apenas participé en actividades o cosas similares. Sí llegué a formar parte de junta de centro por parte de los alumnos, durante un curso.

- ¿En qué te imaginabas que trabajarías cuando acabaras la carrera?

Me imaginaba que sería del todo imposible acertar en qué trabajaría al acabar. Nos preparan para absolutamente todo y para absolutamente nada. Debería llamarse Ingeniería Todoterreno en lugar de Industrial. Conozco a mecánicos trabajando en instalaciones eléctricas, a químicos en fotovoltaicas o incluso mecanizado de piezas otros. Imposible ser vidente en nuestro campo.

- ¿Crees que en España el esfuerzo de estudiar una ingeniería está compensado después laboralmente?

Leí hace unos años una gran verdad. Los ingenieros hace 30 años eran señores considerados, se respetaba su opinión, y tenían un salario lo suficientemente holgado para no tener deudas y una buena vida. Los de hace 20 años seguían siendo bien considerados, con un salario decente para no tener deudas y vivir como clase media acomodada. Los de hace 10 años en adelante, están también considerados si, pero no a un nivel de expertos, en muchos casos se les trata como carne de cañón. Cargas de trabajo exageradas en jornadas maratonianas. Y ya no hablemos del nivel de renta y la poca o ninguna holgura para llegar a fin de mes.

- ¿A qué dedicas el tiempo libre en Chile?

Pues a infinidad de cosas, quedar con amigos, salir a tomar algo, futbol, recientemente padel, alguna excursión a zonas cercanas para hacer algo de turismo. En fin ocio puro. De un tiempo a esta parte también estoy empezando a jugar a juegos de mesa.

- Háblame sobre Mordheim y tu afición a este juego de estrategia.

Pues es un juego de escaramuzas con pocas miniaturas, ambientado en una ciudad en la que ocurrió un desastre al caer un meteorito. El trasfondo es buscar los restos de ese meteorito para enriquecerse. Se requiere de pocas miniaturas como te digo y es muy versátil, por que montas una partida rápidamente. Tengo la suerte de haber podido encontrar jugadores aquí. Aunque este tipo de hobbies es muy caro, por importación, costes de aduana, y luego "importación interna" dentro del país. Las cosas aquí en el norte suelen tener un valor superior al de la capital.

Ahora también juego a otro juego "1650: A Capa y Espada" de factoría y creación sevillana. Me gusta mucho también, por que está ambientado en ese mismo año en una Sevilla ucrónica donde han tomado la historia y le han dado un "leve" giro inventado entre la corona y los tercios regresados de flandes. Muy buena opción también para pasar el rato. Además lo estoy moviendo aquí con el apoyo de los propios creadores del juego. Me gusta apostar por un producto nacional y más aun si es de mi ciudad.



- ¿Consideras qué personal y profesionalmente has conseguido tus objetivos?

No lo creo , ni mucho menos. Personalmente me encuentro en una buena situación, pero no creo que sea bueno ponerse metas por que te estancas en ellas. Siempre hay que seguir creciendo. En el plano profesional, tampoco tengo una fijación con una meta, pero sé que lo que estoy haciendo ahora no va a ser mi límite. Espero y haré todo lo posible por seguir creciendo profesionalmente.

- ¿Dónde te ves personal y profesionalmente en 5 ó 10 años?

Como te comentaba en la última pregunta espero verme de una forma un otra en algún puesto que signifique haber crecido en todos los aspectos. Y sobre todo mucho más cerca de mis gente, mis amigos, a ser posible me conformo con encontrarme a menos de 1000 km de alguien con quien pueda reunirme un fin de semana. Estar en el otro lado del mundo hace que valores mucho más determinadas cosas.

- ¿Qué echarás de menos de Chile?

Podría echar de menos a la gente que me tendió una mano al llegar y me dio la oportunidad de desarrollar aquí una carrera y a los buenos amigos que se van conociendo por el camino. "Por desgracia" venimos de una forma de vida tan cercana a ese halo llamado "estado de confort" que muchas veces la mayoría de las personas en España no son capaces de apreciar. Toda la vida aquí es muy diferente, en cuando a sanidad (donde hay que pagar por absolutamente todo y un mero esguince de urgencias puede costar 100 euros) o la educación donde no hay igualdad de oportunidades por los costes con los que la juventud tiene que endeudarse y terminar pagando durante años de su vida laboral, para así librarse de créditos que van de la mano de la usura. Por contra partida el país tiene su encanto y aunque vivo en una zona poco amigable en cuanto a paisajes, existen infinidad de zonas por visitar que son muy bonitas y espero poder verlas y formarme una opinión agradable y así posteriormente "echarlas de menos".



- ¿Volverías a España por un "trabajo" de estos que tanto abundan para ingenieros de 900€ mensuales echando 12 horas diarias?

No. Siguiente pregunta.

- Si pudieras cambiar ahora mismo algo de tu vida con un simple chasquido de dedos, ¿qué cambiarías?

Hay que dejar que las cosas sigan siempre su curso. No creo que deba cambiar nada. Lo hecho echo está, aunque como a muchos de mis compañeros de estudios he escuchado "si hubiera sabido cómo era esta carrera antes de empezarla, la hubiera cursado de otro modo".

- ¿Eres feliz?

Si que estoy feliz y contento de haber tomado la decisión de marcharme, pero evidentemente estaría mas a gusto algo más cerca de mi gente. Pero para todo hay tiempo.

Gracias por la entrevista y por tu tiempo.