jueves, marzo 28

¡Zanahorias!

Daucus carota, o lo que es lo mismo, zanahoria. Es la forma domesticada de la zanahoria silvestre, que tiene una raíz más pequeña y más fibrosa que la variedad que se cultiva y que solemos comer.



Orígenes

Hay una gran cantidad de variedades existentes en Irán y Afganistán, lo hace pensar que en estos países se encuentra el origen de esta hortaliza. Su introducción en las costas del Mar Mediterráneo vendría de la mano de griegos (donde los autores clásicos la describen como un excelente afrodisíaco) y romanos durante el primer milenio a.C, aunque la variedad que se tomaba en aquella época eran de forma más fina y alargada y de colores purpura o amarillentos.

Llegaría a España a través del Norte de África, durante la época de dominio musulmán de la Península Ibérica. Desde aquí se extendería por el resto de Europa, cultivándose las variedades moradas, blancas y amarillas. Aparece en algunos textos durante el siglo XV, aunque la generalización de su producción debería esperar al siglo siguiente.

Durante el XVII comenzaría a cultivarse en los Países Bajos la zanahoria que conocemos en la actualidad, robusta y de tonos anaranjados. Gracias a la rapidez y facilidad de su cultivo, dos siglos más tarde, se generalizaría su cultivo en el Viejo Continente. Poco después se introduce la zanahoria en América, tras haberse descubierto sus propiedades de salud para el organismo.

Composición

El récord Guinness lo tiene esta
zanahoria de 8,61 kg
El éxito de la zanahoria es su alto contenido en vitaminas y minerales. El agua es el componentes más abundante (88,6%) seguido de los hidratos de carbono -aportados en mayor cantidad que otras hortalizas- que aportan la energía.

En cuanto a minerales, destacan sus altos niveles de potasio. Tiene además sodio, fósforo, calcio, hierro, azufre, silicio y magnesio.

Pero el mayor valor de las zanahorias es son los carotenos, entre ellos el beta-caroteno también llamado provitamina A, que le da su clásico color naranja. Este potente antioxidante, se transforma en vitamina A cuando entra en nuestro organismo. Las zanahorias, son además ricas fuentes de vitaminas E y vitaminas del grupo B.




Zumo de zanahorias

Para aquellos, que como yo, les cueste incluir en su dieta las cantidades necesarias de frutas y verduras, la zanahoria en forma de zumo (pasado por la licuadora) es una gran ayuda, ya que el zumo de zanahorias sirve de base para la elaboración de otros zumos o jugos y combina prácticamente con cualquiera tanto de frutas como de verduras. Además permite suavizar el sabor de otros posibles zumos de sabor más desagradables gracias a su dulzor. Por ejemplo, el licuado de zanahoria, manzana y apio verde es uno de los zumos más extraordinarios que se pueden tomar por su alto valor nutritivo.



El zumo de zanahoria es posiblemente el más importante de los zumos básicos. Es uno de los más deliciosos y saludables zumos que existen, ya sea solo o en combinación, y debería estar en todas las dietas donde se necesite un suplemento extra de caroteno o provitamina A.
Al tener mucha vitamina A o niacina, el zumo de zanahoria previene enfermedades en la vista, fortalece el sistema inmunitario y tiene propiedades anticancerosas. También favorece el buen estado de la piel y de las mucosas.

¿Con qué mezclarías tu zumo de zanahorias?