miércoles, mayo 29

Los leones de Tsavo

Estamos repasando en este blog algunos de los casos más llamativos de animales devorahombres. En el post Cocodrilos devorahombres hablamos sobre el famoso cocodrilo Gustave, un cocodrilo que frecuenta los ríos de Burundi y que se estima ha devorado a 300 personas. Además relatábamos un escalofriante episodio de la 2ª Guerra Mundial en el que 1000 japoneses fueron devorados en una sola noche por cocodrilos marinos en la Isla de Ramree. En otro post hablábamos sobre tigres devorahombres y nos centrábamos en la Tigresa de Champawat, que acabó con 436 aldeanos de la India y el Tibet a principios del s.XX.

Hoy vamos a escribir sobre los devoradores de hombres de Tsavo, dos famosos leones que aterrorizaron a los trabajadores del ferrocarril de Kenia-Uganda en 1898.

La construcción del puente ferroviario sobre el río Tsavo fue una pesadilla para los trabajadores
por los continuados y agresivos ataques de una pareja de leones durante varios meses
- Foto vía Eastern Africa History -



 El ferrocarril Kenia-Uganda

En 1896, el Imperio Británico comenzó la construcción de la línea de ferrocarril entre Mombasa y Port Florence atravesando el peligroso Valle del Rift. Una muy ambiciosa construcción para la época que permitiría a los británicos mantener su control sobre Egipto y el estratégico Canal de Suez.

En marzo de 1898 se le encargó al ingeniero militar John Henry Patterson la ejecución del puente para el ferrocarril sobre el río Tsavo. Mientras los trabajos se centraban en la zona, una pareja de leones empezó a atacar por las noches a los trabajadores del ferrocarril. La situación comenzó a ponerse tensa con cada trabajador que desaparecía. Por la noches nadie lograba conciliar el sueño mientras muchos oían los gritos de la víctima de la noche que era arrastrada hacía las afueras aun viva. Los leones tenían el descaro de comerse a sus víctimas a poca distancia del campamento, por lo que el sonido de los gritos desaparecía para dar lugar al tétrico crujir de huesos. El pánico se apoderaba de los trabajadores que amenazaban con sublevarse y la obra llegó a paralizarse del todo.

Patterson tuvo que tomar cartas en el asunto y la primera opción fue rodear el campamento con una cerca de espinos que resultó totalmente inútil: los leones lograban romperla silenciosamente y entrar en el campamento. Los leones demostraron además una insólita inteligencia librándose de todas las trampas que les colocaban.
Pronto comenzaron a mitificarse y los trabajadores africanos les bautizaron como Ghost -fantasma- y Darkness -oscuridad- y se les creía ser una reencarnación de antiguos guerreros fallecidos en la zona enviados por algún hechicero para paralizar las obras del ferrocarril.

A la caza de los leones de Tsavo

Ghost y Darkness -que se sabe ahora eran hermanos- eran especialmente grandes, midiendo más de tres metros de longitud cada uno. Eran además muy fieros y se decía que no mataban sólo por comida, sino por diversión o para practicar. Aunque cada noche solían matar a más de un hombre, sólo arrastraban a uno para devorarlo. Las cifras de Patterson hablan de 135 hombres devorados.

Patterson con el primer león de Tsavo abatido
- Foto vía Wikipedia -

Después de muchos intentos infructuosos Patterson logró cazar al primero de ellos el 9 de diciembre de 1898. Logró herirle con un rifle en los cuartos traseros pero el león huyó. Por la noche el león volvió a por Patterson que logró acertarle varias veces con un fusil. Por la mañana Patterson le siguió el rastro y lo encontró muerto. Tenía 5 heridas de bala.

Patterson tardó tres semanas en encontrar al segundo león. Logró acertarle con 5 disparos pero aun así el animal se levantó y contraatacó. Disparó de nuevo 2 veces más, acertando en el pecho y en la cabeza acabando finalmente con el animal. Según Patterson el segundo animal murió mordisqueando una rama de un árbol caído tratando de alcanzarle.

La pieles de los leones de Tsavo sirvieron como alfombras en la casa de Patterson durante 25 años para finalmente acabar en el Field Museum de Chicago en un montaje taxidérmico. Dado que las alfombras sufrieron daños y que posiblemente fueron recortadas, tuvieron que ser reconstruidas y el trabajo final no es muy fiel a la fiereza de los animales. Como curiosidad, señalar que los leones de Tsavo son los únicos leones que no tienen melena, por motivos que son desconocidos para los científicos.

En 1996 se estrenó la película basada en las historia de los leones de Tsavo Los demonios de la noche, protagonizada por Val Kilmer y Michael Douglas.


Trailer de "Los demonios de la noche" inspirada en los hechos reales de Tsavo