martes, septiembre 3

La señal Wow!: ¿contacto extraterrestre?

Era una calurosa noche del 15 de agosto de 1977. El joven profesor de la Universidad Estatal de Ohio, Jerry R. Ehman, se encontraba haciendo su guardia en el radiotelescopio Big Ear. Una computadora IBM 1130 con 1 MB de disco duro y 32 KB de memoria RAM, transformaba las señales que recibía la antena en números y letras que imprimía para su posterior revisión y estudio. A las 23:16 horas, la antena captó una señal inusualmente potente durante 72 segundos exactos. El profesor Ehman, sorprendido por lo que se acababa de recibir cogió el papel impreso para ver los datos. Con su bolígrafo rojo, rodeó el código impreso 6EQUJ5 correspondiente a la señal recibida y anotó al lado Wow!, nombre con el que se ha conocido posteriormente esta famosa y misteriosa señal.

La hoja original de los datos recibidos en la señal Wow!
- Foto vía Bigear.org -

6EQUJ5

72 segundos exactos de señal que quedaron grabados en el papel con el código 6EQUJ5. Con una potencia 30 veces superior a cualquier otra señal captada desde entonces y con origen en la zona oeste de la constelación de Sagitario (cerca de la estrella Tau Sagittarii), es la única señal encontrada hasta la fecha con posibilidad de ser de origen extraterrestre.

En el radiotelescopio Big Ear, enmarcado dentro del proyecto SETI, dedicaba el día a rastrear el cielo en busca de radiofrecuencias de origen extraterrestre. Las señales registradas durante 12 segundos se imprimían en una papel asignándoles un valor alfanumérico que iba desde el 0 (intensidad mínima), hasta el 9. A partir del 9, empezaba a utilizarse el alfabeto, así que una señal de intensidad 10 se representaba con la letra A, intensidad 11 con la B, y así sucesivamente. Por tanto, podemos intuir que una señal de código 6EQUJ5 es especialmente intensa.

Los 72 segundos exactos de duración fueron debido a que el Big Ear era un radiotelescopio estático, que cambia el lugar donde apunta en función de la rotación de la Tierra, por lo que sólo puede "apuntar" a una misma zona del espacio durante 72 segundos. Esto además lleva a que muestre un intervalo creciente durante los primeros 36 segundos hasta que llega al centro de la ventana de observación de la radiofuente, para después mostrar un descenso gradual de otros 36 segundos, que fue lo que pasó con la señal Wow!.

La señal Wow! de 72 segundos de duración con su máximo en U
- Foto vía Maxrossomachin -

¿Basura espacial?

Lamentablemente, todos los intentos de volver a obtener la señal Wow! han sido infructuosos. La duración de 72 segundos exactos parece descartar interferencias de cualquier objeto terrestre, ya que el tiempo coincide exactamente con la ventana de observación del radiotelescopio. Se han intentado dar diversas explicaciones, siendo las más probables la de señal proveniente de un satélite artificial en órbita que coincidió en ese momento, o una emisión de algún evento astronómico breve y de gran magnitud o por último y no descartable, el primer contacto con una civilización extraterrestre.

 La señal Wow!sigue siendo un auténtico misterio 36 años después de su recepción. Para Jerry R. Ehman -su descubridor- la explicación es quizás la más casual y menos emocionante de todas. Según sus propias palabras: "Deberíamos haberla visto de nuevo cuando la buscamos más de 50 veces; algo me sugiere que se trató de una señal con origen terrestre que simplemente fue reflejada por algún pedazo de basura espacial". Quizás algún día descubramos este misterio.


Simulación por ordenador de cómo debió oírse la señal Wow!

Quizás te interese:

La paradoja de Fermi: ¿hay vida extraterrestre?