jueves, mayo 2

La paradoja de Fermi: ¿hay vida extraterrestre?

El famoso físico italiano Enrico Fermi (1901-1954) fue premio Nobel en 1938 y es ampliamente reconocido como uno de los más grandes científicos del siglo XX. Destacó en la física cuántica, física nuclear y de partículas y la mecánica estadística. Fermi además trabajó en el Proyecto Manhattan para desarrollar la primera bomba atómica de la historia. En este periodo, Fermi se preocupaba en como la humanidad adquiría el potencial tecnológico para autodestruirse y se preguntó si cualquier otra posible civilización avanzada en la galaxia había llegado al mismo extremo y por dicho motivo no teníamos ninguna constancia de vida extraterrestre. Si la galaxia es tan enorme y las probabilidades se que haya vida inteligente es tan grande -ver la Ecuación de Drake- "¿Dónde están?" se preguntaba Enrico Fermi.

Enrico Fermi se preguntaba que si estadísticamente había tantas posibilidades de
vida extraterrestre, cómo aun no habíamos tenido ninguna evidencia al respecto.
- Foto vía Podcast UFO -

La paradoja de Fermi

La paradoja de Fermi muestra la contradicción que existe entre las muchas estimaciones probabilísticas que dicen que no podemos estar solos en el Universo y el hecho real y constatado que no hemos encontrado ningún rastro de vida extraterrestre hasta la fecha. ¿Somos los humanos la única civilización avanzada del Universo? ¿Porqué no hemos encontrado sondas espaciales, naves o señales extraterrestres a pesar de la búsqueda exhaustiva? ¿Es la Tierra un planeta irrepetible en el Universo?

El hecho de que posibles civilizaciones extraterrestres no se hayan expandido por el Universo debe quizás llevar a plantearnos si nosotros seremos capaces de hacerlo alguna vez. No es ilógico razonar que una posible civilización avanzada hubiera sembrado la galaxia de balizas de comunicaciones para detectar civilizaciones nacientes. O enviado sondas y/o señales de exploración, atacado posibles amenazas -esto es muy de ciencia ficción- o desarrollado ingeniería estelar. No hay nada de nada. ¿Quizás todas las civilizaciones colapsan al llegar a cierto nivel de desarrollo? Ese era el temor de Fermi.

Distintas explicaciones para la paradoja

Un estudio reciente del astrofísico francés Nicolas Prantzos, simplifica la ecuación de Drake y haya un solución para la paradoja de Fermi. Según el francés, la paradoja de Fermi se explica porque nuestra civilización necesitas varios miles de años de viajes interestelares para poder encontrar vida extraterrestre.

- Foto vía Futuromx -

Otra vertiente de la historia nos la da Carlos Cotta y Álvaro Morales de la Universidad de Málaga. Mediante simulación informática, han calculado la velocidad a la que una supuesta civilización extraterrestre lo suficientemente avanzada podría colonizar la galaxia. Si se lanzaran 8 sondas "nodrizas" con más sondas pequeñas en el interior para estudiar las distintas regiones visitadas y viajando a un 10% de la velocidad de la luz, en 300 millones de años estas 8 sondas sólo habrán explorado el 4% de la galaxia. ¿Y si varias civilizaciones estuvieran explorando al mismo tiempo? En ese caso es muy probable que alguna terminara visitando el sistema solar. Pero como no hemos recibido aun tan ansiada visita, podemos limitar cuántas civilizaciones pueden estar ahí fuera.

En este cálculo entra en juego el número de sondas lanzadas por la raza extraterrestre y el tiempo de vida medio de sus sondas. Si estimamos que cada sonda tiene un vida media de 50 millones de años y que su visita al sistema solar es de 1 millón de años, estadísticamente no puede haber más 1000 civilizaciones ahí fuera. Si por el contrario su visita al sistema solar se prorroga durante durante 100 millones de años, la cifra se reduce a 10 civilizaciones ahí fuera.

La hipótesis de la Tierra Especial


El sistema solar se encuentra en una órbita casi circular de la galaxia y a una distancia
y velocidad casi igual que las que forman las ondas de choque de los brazos espirales
- Foto vía Weird Sciences -

Otra posible explicación para la paradoja de Fermi es que la vida pluricelular es algo muy difícil de encontrar en el Universo. El principal motivo es que las condiciones del planeta Tierra son muy particulares y la hacen especialmente apta para la vida compleja, por los que no debe resultar fácil encontrar otro planeta de condiciones ni siquiera similares.

Hay muchas estrellas novas en los brazos espirales de las galaxias que emiten radiación incompatible con la vida. Además, nuestro sistema solar se encuentra en una órbita en torno a la galaxia muy particular, ya que es casi circular y a una distancia que hace que el sistema solar se mueva a una velocidad casi igual a las ondas de choques que forman los brazos espirales. Esta particularidad ha sido así durante más de 30 órbitas galácticas, que equivalen a varios cientos de millones de años, el tiempo en el que ha existido vida desarrollada en la Tierra.

La Luna también tiene un papel importante en esta teoría. Cuando se formó hace 4.450 millones de años lo hizo por un impacto entre un joven planeta Tierra y otro de tamaño y masa similar a Marte. El impacto tuvo que ser de la forma perfecta para que nuestro satélite haya quedado estabilizando nuestro eje gracias a la mareas de la Luna. Si no hubiera Luna, nuestro eje oscilaría arbitrariamente y la rotación de la Tierra seria mucho más lenta, por lo que las condiciones para la vida desaparecerían.

Las preguntas que hicimos anteriormente siguen vigentes: ¿Somos los humanos la única civilización avanzada del Universo? ¿Porqué no hemos encontrado sondas espaciales, naves o señales extraterrestres a pesar de la búsqueda exhaustiva? ¿Es la Tierra un planeta irrepetible en el Universo?