miércoles, mayo 1

Homeóstasis de la Tierra

La homeóstasis es un término biológico que indica como un organismo vivo se autorregula para mantener una condición estable y constante. El término se aplica en otras muchas disciplinas como sinónimo de autorregulación. Así que cuando nos referimos a la homeóstasis de la Tierra, estamos indicando la capacidad de carga poblacional de nuestro planeta en función de los alimentos y recursos energéticos necesarios para mantenernos. La huella ecológica -un dato empírico- que compara la tasa de regeneración ecológica con la demanda humana en el mismo periodo estableció -por ejemplo- para el año 1999 un exceso global de más del 20%.

- Foto vía Conciencia Eco -

La capacidad agrícola disminuye

En el caso de los humanos, la capacidad tecnológica es un factor importante para poder estimar la capacidad de carga del planeta. Por ejemplo, cuando hace 9.000 años en el neolítico la humanidad pasó de una economía recolectora a una productora (agricultura), la capacidad de carga del mundo aumento.
Esto es un arma de doble filo, ya que muchos expertos advierten que el uso de combustibles fósiles ha incrementado artificialmente la capacidad de carga, mediante un cómputo insustentable que ha implicado destruir y contaminar el medio ambiente. El Dr. Ross McCluney -científico del Centro de Energía Solar de Florida- dice los siguiente: "Hemos excedido la capacidad de carga del planeta en un factor de 3. Para que todos pudiesen vivir como los norteamericanos, se necesitarían tres Tierras"

- Foto vía Cuaderno de un Naturalista -

Hay muchos informes sobre una disminución continuada de la capacidad agrícola mundial -y por tanto de la capacidad de carga del planeta- desde la década de 1990. Uno de los motivos es la crisis mundial del agua debida -entre otras cosas- por la extracción indiscriminada de aguas subterráneas más allá del límite de sostenibilidad. Por ejemplo, en China -donde se ha abusado de ésta extracción de aguas subterráneas- las previsiones dicen que la producción de alimentos disminuirá un 37% para después del 2.050, mientras que su población aumentará de 1.344 a 1.500 millones para esta misma fecha.

El profesor y divulgador Howard C. Hayden dice: "La población de la Tierra ha superado con creces la cantidad que las fuentes de energía solar podrían mantener. De igual forma, la tecnología agrícola que existía hace apenas un siglo no podría mantener la población actual de miles de millones"
Sobre los mismos términos, el geólogo y escritor Dale Allen Pfeiffer escribió: "Sin una agricultura basada en los combustibles fósiles, EE.UU. sólo podría sustentar dos tercios de su población actual"

Población óptima: 500-2000 millones

La forma barata de obtener petróleo creó la falsa capacidad de carga de la Tierra cuya población ha crecido de forma desproporcionada en los últimos 100 años. Hace 1000 años la población mundial era de 310 millones de personas. Ahora superamos los 7000 millones.
Nos acercamos al momento en que producir un barril de petroleo tenga mayor coste energético que el del propio barril. En este caso se aplica la Teoría del pico de Hubbert que nos habla de un pronto agotamiento del petroleo y otros combustibles fósiles. Cuando esto ocurra, estaremos como de la noche a la mañana con una gran exceso de población que creará problemas nada agradables en el que la homeostática de la Tierra ajustará la población a su valor óptimo, que oscila entre los 500 y 2000 millones como máximo.

- Foto vía Taringa -

Aunque no naciera ningún niño en los próximos 30 años difícilmente alcanzaríamos la cifra de población adecuada. Lindsey Grant -que fue asistente del Secretario de Estado de EEUU para asuntos Ambientales de y de Población- dijo: "Una cifra de población mundial óptima sería de 1000 millones. A excepción de una catástrofe  podría llegar siglos alcanzar tales cifras, incluso con un esfuerzo concienzudo mundial de todos los países". El ya citado D. Allen Pfeiffer es algo más generoso y estima la cifra mundial sostenible en torno a los 2.000 millones de habitantes.

Quizás te interese: La Teoría de Olduvai