miércoles, mayo 22

Holmgang: el duelo vikingo

Hubo una época en que los Vikingos dominaron gran parte del norte de Europa. Sus incursiones llegaron a casi todo el continente europeo, el sudoeste de Asia, el norte de África y norteamérica nororiental. El esplendor de su época fue entre los años 789 y 1100 d.C.

Ya vimos en el increíble relato de Ibn Fadlan algunas de sus crueles costumbres funerarias. En este post vamos a ver otra de sus curiosas costumbres: el Holmgang (también llamado hólmganga o holmgång) el duelo que utilizaban los vikingos para resolver disputas entre ellos.

- Foto vía Kindred Irminsul -



Holmgang: duelo a muerte

Cualquier vikingo ofendido, sin importar su estatus social, podía retar a otro a un holmgang. La traducción de esta palabra es algo así como ir hacia la isla, indicando quizás que el combate tenía lugar en una zona delimitada de tierra, piedras o estacas.

Los motivos para desafiar a alguien a un holmgang podían ser varios: una ofensa contra el honor, una deuda, vengar a un amigo, ayudar a un familiar o incluso simples desacuerdos legales. Una vez hecho el reto, éste debía consumarse entre 3 y 7 días después de la ofensa y si una de las partes no se presentaba, conllevaba una total pérdida del honor, de la virilidad y podía incluso ser declarado proscrito. Pero por si acaso, cualquiera de los contrincantes podía solicitar a un amigo que los sustituyera en el duelo, si consideraba que tenía más posibilidades de vencer.

Muchas normas variaron con el tiempo pero los básico permaneció constante. Los contrincantes acordaban unas reglas antes del duelo. Se elegía un juez o jefe que fuera testigo del combate y se elegía uno de los lugares usuales para dichos eventos. La normas establecían el tipo de armas a utilizar, que implicaba la derrota y la compensación para el ganador. En Noruega el ganador tenía derecho a tomar todas las posesiones del perdedor. En caso de muerte o mutilación del contrincante no se consideraba homicidio pues este tipo de duelo estaba bien estipulado en la ley.

Negociación de condiciones antes de un duelo holmgang
- Pintura por Johannes Flintoe -

Con el tiempo el duelo holmgang fue volviéndose más como un ritual en el que se evitaban muertes innecesarias. Se estableció que el espacio de combate fuera el espacio que ocupa un buey o la capa (de unos 3 metros de largo) que se usaban en ciertos puestos. La capa se clavaba en el suelo con estacas y representaba el espacio de combate. Sobrepasar el espacio o huir implicaba la derrota.
Los contrincantes solían tener 3 escudos a su disposición, ya que generalmente los golpes del contrincante los destrozaba. El desafiado tenía el derecho de golpear primero y así iban alternando los golpes. En las últimas versiones de este combate-ritual, el duelo terminaba con la primera muestra de sangre  y el ganador recibía 3 marcos de plata del perdedor -salvo que el motivo del duelo fuera una propiedad-. Se evitaban así muertes innecesarias y ganancias exageradas para el ganador.

Con este método tan ritualizado hubo holmgangs profesionales que se aprovechaban para robar legalmente. Exigían su derecho a duelo reclamando propiedades o mujeres de otros para su propio beneficio. En el año 1006 d.C. los holmgangs fueron prohibidos en Islandia tras un duelo mítico por una mujer entre Gunnlaugr Ormstunga y Hrafn Önundarson que acabó en tablas. Debido a la prohibición islandesa, se volvieron a enfrentar en Noruega en la primavera 2 años después y ambos murieron tras el holmgang debido a las heridas sufridas. Este hecho hizo que se prohibiera también el holmgang en Noruega en el 1008 d.C.