jueves, junio 13

El Universo infinito de Giordano Bruno

Filippo Bruno (conocido después como Giordano Bruno) nació en 1548 en Nola, una pequeña ciudad cercana a Nápoles (Italia). Fue un filósofo, astrónomo y poeta que superó en mucho la teorías y modelos de la época. En pleno siglo XVI fue la primera persona en proponer que el universo era infinito, que el Sol era simplemente una estrella entre otras muchas y que por tanto debían existir otros mundos con vida. Murió quemado en la hoguera el 17 de febrero de 1600, en la plaza romana Campo dei Fiori, el mismo lugar donde ahora hay un estatua suya. No fue hasta 9 años después de su muerte, que Galileo Galilei usó por primera vez un telescopio para descubrir otros cuerpos celestes en el sistema solar parecidos a la Tierra.

- Foto vía ABC -



Viaje mental a la Luna

Con 17 años cambió su nombre de Filippo a Giordano y entró en la religiosa orden dominicana, donde se formó en filosofía aristotélica y en la teología de Tomás de Aquino. Aunque fue ordenado en 1575 Doctor en teología de la orden, tuvo que abandonarla al año siguiente para evitar un juicio por desviaciones doctrinales. Viajó por Italia, Francia y llegó hasta Ginebra donde abandonó del todo sus hábitos religiosos.

A partir de entonces llevó una vida errante hasta el final de sus días. En Ginebra se acogió a la doctrina protestante de Calvino pero se mostró en disconformidad con algunos puntos públicamente (repartió panfletos acusando a Calvino de cometer errores) y tuvo que abandonar el calvinismo.

Viajó a Francia e Inglaterra donde se movió entre algunos importantes intelectuales de la época. Fue profesor de la Universidad de Oxford y escribió en estos años algunos de sus más importantes textos, como "La cena de las cenizas" (1584) donde criticó los puntos de vista geocéntricos de la realidad y habló de un universo infinito con las mismas leyes físicas aplicables en todas sus partes.

Como Giordano Bruno no podía demostrar analíticamente sus suposiciones metafísicas, realizaba experimentos mentales de donde deducía sus teorías. Curiosamente utilizaba el mismo método imaginativo que Albert Einstein utilizó 323 años después en su teoría de la relatividad general.

En su experimento mental, Giordano Bruno imaginaba flotar fuera de la Tierra alejándose de ella. Al acercarse poco a poco a la Luna, la Tierra de volvía más pequeña hasta que una vez en la superficie lunar, era la Tierra la que parecía un satélite. De esta forma demostró la diferencia entre la apariencia de las cosas y la verdadera realidad. Todo es relativo y depende del observador.

Estatua de Giordano Bruno en el lugar donde fue quemado vivo
- Foto vía dreis.01 -
El hereje

Después de Inglaterra vivió en distintos lugares del centro y este de Europa, como Praga, Mainz, Frankfurt y Zurich. Escribió numerosos trabajos en latín sobre física, cosmología, magia, el arte de la memoria y poesía. Dio clases en la Universidad de Wittenberg y demostró (aunque de forma incorrecta) que el Sol era más grande que la Tierra.

En el año 1591 comienza su calvario cuando es invitado por Zuane Mocenigo a Venecia para aprender sobre el arte de la memoria. Lamentablemente Moceniego tenía una idea de Giordano Bruno como una especie mago y no del hombre ilustrado que en realidad era. Cuando Bruno intenta dejar a su alumno este lo denuncia a la Santa Inquisición por la ideas herejes que -según Moceniego- Bruno le había transmitido. Fue interrogado en Venecia y posteriormente trasladado a Roma.

En un calvario que duró 7 años, Bruno estuvo apresado en el Vaticano e intentó retractarse de sus ideas en varias ocasiones, aunque no se le aceptó. Finalmente y por motivos que se desconocen decidió mantenerse firme en sus ideas teológicas y el 20 de enero del año 1600 el Papa Clemente VIII ordena que lo lleven antes las autoridades civiles.

En la sentencia que le fue leída el 8 de febrero se le declaraba herético, impenitente, pertinaz y obstinado. La leyenda dice que mientras le leían la sentencia Giordano Bruno murmuraba en voz baja "tembláis más vosotros al anunciar esta sentencia que yo al recibirla".

La plaza en Roma Campo dei Fiori, donde fue quemado Giordano Bruno el 17 de febrero de 1600
- Foto vía Myrabella -

Finalmente fue condenado a la hoguera por tener opiniones contrarias a la de la fe católica, y aunque sus ideas de otros sistemas solares con vida pesaron en su condena, no parecen ser el motivo principal de ésta. Se le expulsó de la Iglesia y se ordenó quemar toda su obra.

El 17 de febrero de 1600 fue quemado vivo en la plaza romana Campo dei Fiori. Un monje le ofreció un crucifijo para que lo besara antes de morir y se negó expresando que moriría como un mártir y que su alma subiría con el fuego al paraíso.

Como expresó Isaac Asimov, la muerte de Giordano Bruno ralentizó el avance científico de la época especialmente en los países católicos, aunque sus observaciones científicas influyeron en muchos pensadores futuros. De hecho, hasta el año 1992 no se logró confirmar la existencia del primer planeta extrasolar como predijo Bruno, y 429 años después, no hemos podido aun encontrar vida fuera de la Tierra.

Enlaces de interés:

Página oficial sobre Giordano Bruno
Película sobre sus últimos años de vida