martes, septiembre 10

¿Hacia dónde se dirige el Sistema Solar?

El Universo es movimiento. La Tierra gira sobre si misma a 1.674 km/h en el ecuador (hace 4500 millones de años lo hacía a 6.400 km/h) y a su vez se desplaza en una órbita elíptica alrededor del Sol con una velocidad media de 107.280 km/h. Pero no solo hay movimiento dentro del Sistema Solar, sino que éste se desplaza también por el espacio a 781.992 km/h en una órbita casi circular alrededor de la galaxia. Así pues, el Sistema Solar completa una vuelta alrededor de la Vía Láctea cada 226 millones de años -duración del año galáctico-. Esto implica que desde su creación, el Sol ha dado ya 20 vueltas alrededor de la galaxia y que desde la desaparición de los dinosaurios, apenas nos hemos movido un cuarto de vuelta.

Pero esto no es todo. La propia Vía Láctea se mueve a 900.000 km/h. ¿Hacia dónde?

El movimiento del Sistema Solar
- Foto vía NASA/Adler/UChicago/Wesleyan -

10.000 años en una nube de gas y polvo

En nuestro propio movimiento alrededor de la Vía Láctea, hace aproximadamente 10.000 años el Sistema Solar entró en una nube de gas y polvo en la que permanecemos aun. Aparentemente, nuestro movimiento actual es hacía la estrella Vega, a 25 años luz de la Tierra. Pero la estrella Vega también forma parte de nuestra galaxia y se mueve con nosotros. ¿Hacia dónde?

Simulación por ordenador del movimiento del Sistema Solar alrededor de la galaxia

La Vía Láctea forma parte de un grupo de galaxias menores, la mayoría satélites de la nuestra. En el otro lado del grupo local de galaxias, encontramos la galaxia de Andrómeda, que con 200.000 estrellas es del doble tamaño que la nuestra. A su alrededor tiene un nutrido grupo de galaxias acompañantes que en un futuro lejano acabarán en el interior de la galaxia de Andrómeda. De hecho, Andrómeda ya es una una "depredadora" porque actualmente se encuentra absorbiendo a 6 galaxias próximas.

La creciente gravedad de la galaxia Andrómeda nos atrae hacía ella a una velocidad de 400.000 km/h. A esa velocidad tardaríamos sólo 1 hora en llegar a la Luna, pero no chocaremos con Andrómeda hasta dentro de unos 4000 millones de años. 2000 millones de años después, ya habrá finalizado la fusión y nos habremos convertido en una galaxia supergigante. Pero no preocuparse, que para entonces ya no estaremos por aquí.

La Vía Láctea acabará chocando con la Andrómeda dentro de 4000 millones de años
- Foto vía Astrodomi -

M87: la devora galaxias

Pero la cosa no acaba con la fusión de la Vía Láctea y Andrómeda. Nuestro grupo de galaxias forma parte de un complejo mucho mayor denominado Supercúmulos de Virgo. Este cúmulo de 100 grupos de galaxias -con varios miles de ellas en total- tiene forma de disco plano y 200 millones de años luz de diámetro. Nosotros nos encontramos cerca de la periferia, pero en el centro de todo este supercúmulo, se encuentra la galaxia M87, 200 veces más másica que la nuestra y que posicionada en el centro junto a otras galaxias gigantes de los alrededores, mantienen el centro de gravedad del supercúmulo de Virgo.

La galaxía M87 y el chorro de 5000 años luz que expele su masivo agujero negro
- Foto vía Wolaver -

M87 contiene en su núcleo un agujero negro supermasivo de 6.600 millones de masas solares que implacablemente devora estrellas y todo lo que se cruce en su camino. Su agujero negro, desprende además un chorro de materia eyectada de 5000 años luz de longitud. M87 cada vez tiene mayor fuerza de gravedad y seguirá así mientras se siga alimentando de las galaxias vecinas. Al final formará una superestructura nunca antes observada que acabará por engullirnos junto a todo el supercúmulo de Virgo.

Así que dentro de 17 años galácticos terminaremos chocando con Andrómeda. Pero en el centro del Supercúmulo de Virgo nos seguirán esperando porque -cuestión de tiempo- finalmente acabaremos todos juntos.